https://www.circuitogastronomico.com/

Vinos con poca plata

(*) Por Roberto Colmenarejo

Entramos en la recta final del año y hay que empezar a pensar en el presupuesto para las próximas fiestas con sus inevitables eventos, regalos, visitas y viajes. La mano viene dura, así que hay que estar muy atentos y “cuidar el mango”.

Los bolsillos flacos no deben privarnos del sosegado placer de acompañar nuestras comidas con una copa de rico vino; simplemente tenemos que aguzar el ingenio y descubrir buenos vinos a precios accesibles, que los hay, sólo hay que tener la paciencia de buscarlos.
 
Para colaborar en la exploración de la góndola, aquí van 13 -si, exactamente 13 pues no somos supersticiosos- propuestas enológicas de precio muy conveniente:  

. Crotta Chenín-Ugni Blanc 2011 ($14): Un vino del este mendocino que satisface con creces el precio pagado por él. Un blanco muy simple, directo y agradable. De nariz frutada y algo herbal, tiene una boca seca, de buena acidez y correcta persistencia para el rango. ¡No pidas mucho más por 14 pesitos!

. Diego Murillo Torrontés 2011 ($23): Fresquísimo blanco patagónico, elaborado en Río Negro con uvas torrontés. Este vino es totalmente diferente a los ejemplares salteños de esta uva; tiene la nariz más herbácea y cítrica, además de una boca bien leve y fluida. Un rico vino, en un precio muy competitivo.

. Portillo Sauvignon Blanc 2012 ($30): Estoy absolutamente convencido que los vinos de esta línea -de la bodega Salentein- son los campeones absolutos de la relación calidad-precio. Realmente admiro los productos que hace esta empresa en un precio tan razonable. De toda su gama de vinos, este blanco es mi preferido. Un vino joven y vivaz; de aromas herbáceos y frutados nítidos (ruda, pasto cortado, ananá, pomelo blanco); con una boca ligera, sabrosa y de acidez marcadamente refrescante.

. Cafayate Malbec Rosé 2012 ($27): Un rosado simple y muy bebible, que no defrauda jamás. Es ya un clásico salteño, que ofrece más que lo que su precio pide. De perfil aromático frutal fresco (frambuesas, ciruelas) y ligeramente vegetal; se complementa con una boca liviana, de entrada apenas amable y balanceada acidez ¡La “vie en rose” no cuesta tan cara!  

. Familia Tipo Tinto 2011 ($14): En un vino de este segmento, es poco lo que se puede exigir al producto. Sin embargo este tinto cumple, con una nariz especiada/frutal y una boca escueta pero agradable. El alcohol se siente algo presente, pero esto se disimula bien sirviéndolo ligeramente refrescado.

. Cavas de Caroya Pinot Negro-Merlot ($21): El jugador local de esta lista no decepciona, ofreciendo un vino bien delgado, frutado y de armónico paso por boca. Un vino que sorprende a quienes lo prueban por primera vez. La etiqueta quizás no le ayuda mucho, pero lo que está adentro de la botella bien vale probarlo.
 
. Rio Seco Bonarda 2011 ($23): La bodega Lavaque es muy famosa por sus vinos salteños, pero también tiene fincas en Mendoza (más precisamente en San Rafael). De allí proviene este tinto menudo, sabroso y económico. Tiene buena tipicidad de bonarda, con aromas y sabores de frutas ácidas, especias y algo herbáceo agradable. ¡Un tinto para la mesa diaria!

. Don Silvestre Tempranillo 2010 ($27): Esta novedad pertenece a la pequeña bodega Hinojosa (Valle de Uco – Mendoza). Es un tinto liviano y “entrador”. Su nariz es simple, de perfil frutal fresco y algo especiado. En la boca es fluido, de cuerpo medio y taninos moderados. ¡Buen vino, buen precio, buena elección!

. Quara Tannat 2011 ($32): Este vino salteño es un compañero inseparable de los asados multitudinarios, pues ofrece mucho sin exigir demasiado a cambio. Un tinto con  nariz de notable complejidad -y tipicidad- para el rango; de perfil frutal confitado, especiado y algo terroso. La boca ofrece buen volumen, paso ágil y unos taninos que apenas se sienten (pero que “limpiarán la boca” de maravillas si se estás comiendo comidas potentes o grasas).
 
. Santa Silvia Blanco Dulce ($15): Poco se le puede exigir a un vino de precio tan bajo, y sin embargo este blanco dulce sanjuanino cumple. Un producto rico, goloso y bien livianito, que  “se bebe como agua” bien frío en una tardecita de calor. ¡Otra ganga…comprá!  

. Omnium Semillón Dulce 2012 ($22): Un blanco dulce que sigo hace varias cosechas, el cual me sorprende gratamente por su consistencia. Un vino ideal para los postres frutales (lemon pie, strudel, tarta de frutillas), que no empalaga por su notable balance azúcar-acidez. La verdad es que no tiene gran complejidad, pero es rico y no cuesta tan caro. Aunque no seas un amante de los vinos, este seguro te va a gustar.

. Benjamin Nieto Senetiner Tardío Rosé Dulce 2012 ($27): Este rosado mendocino es ideal para quienes recién se acercan al mundo del vino; por su nariz suavemente aromática y su boca  dulzona y liviana. Puede andar en el aperitivo, pero me lo imagino más en el postre con un imperial ruso o un cheese-cake. ¡Amistoso, seductor y a buen precio, combo perfecto! 

. Colón Extra Brut ($29): Es difícil hallar espumosos “buenos, bonitos y baratos” en nuestro mercado. Sin embargo, este producto de la tradicional bodega sanjuanina Colón se defiende bastante bien para su precio. Un vino de aromas frutados limpios, boca sabrosa y seca, con burbujas medianas y persistentes. ¡Para un brindis multitudinario en el trabajo va genial!

Si con todas las recomendaciones que les dejo aquí aún no les alcanza (pues yo se que la gente siempre quiere más), los  invito a releer otras notas anteriores con más vinos de precio accesible: 8 buenos vinos de precio accesible, 12 vinos por 20 pesos (o menos) y 15 vinos BBB (Buenos, bonitos y baratos).

¡Hasta la próxima copa!

(*)Sommelier y docente – [email protected]

Podés conseguir los mejores vinos y servicios del Sommelier en Goulu y en Catar SRL.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Scroll al inicio