https://www.circuitogastronomico.com/

Vacaciones y vinos de lujo

(*) Por Roberto Colmenarejo

 

Para aquellos afortunados que están de vacaciones sin dudas esta es la mejor época del año para deleitarse con los grandes vinos. Absolutamente relajados, en compañía de buenos amigos y gozando de comidas sin tiempo, se da la oportunidad ideal para hacer los más ricos descorches.

Si están dispuestos a “tirar la casa por la ventana”, les sugiero estos cinco vinos de lujo:

Viña Alicia Tiara 2014 ($360): Sin miedo a equivocarme, diría que este es uno de los vinos blancos más exóticos y difíciles de hallar en la Argentina pues se produce en pequeña escala y se exporta casi en su totalidad. Sin embargo, vale la pena el esfuerzo de buscarlo y el precio que hay que pagar por él. Un producto realmente único, creado con un atípico corte de uvas blancas: 50% Riesling, 40% Albariño y 10% Savagnin, tres variedades de exigua presencia en el encepado nacional. Los racimos escogidos para este vino provienen de un histórico viñedo que posee la Familia Arizu en Lunlunta (Luján de Cuyo) y fueron vinificados exclusivamente en acero inoxidable. El resultado es un blanco de nariz amplia y seductora, con una paleta aromática que se mueve entre las flores silvestres, las frutas de carozo (damascos, duraznos) la miel y nítidas notas minerales. En boca se muestra gustoso y de mediana corpulencia, con paso untuoso pero muy fluido -gracias a su equilibrada acidez natural-, lleno de reminiscencias afrutadas y con una grata permanencia. Un blanco imprescindible para enófilos curiosos.

Gran Apartado Chardonnay 2013 ($985): ¿Qué puedo decir de un vino de semejante precio? ¡Que es espectacular! Verdaderamente un producto de lujo, con una factura impecable y un enorme potencial de guarda (poco habitual en los blancos nacionales). Un suntuoso Chardonnay de Tupungato con aportes menores de Semillón (7%) y Pinot Grigio (3%), que fue fermentado 100 por ciento en barricas de roble francés nuevas, hizo una maloláctica parcial y finalmente fue criado durante 12 meses sobre sus borras finas. Resulta cautivante tan pronto se vierte en la copa, con una bella tonalidad dorada y unas lágrimas opulentas y densas. Al olfato presenta múltiples estratos aromáticos, que van desde las frutas tropicales (banana, papaya) y de carozo (durazno), pasando por la miel, el coco y la vainilla, hasta finalmente terminar en suaves trazos de manteca y caramelo. Al probarlo es voluminoso, graso y extremadamente complejo, redunda en sensaciones melosas, con vibrante acidez y larguísimo final. ¡El blanco de las grandes ocasiones!

Félix Blend 2010 ($550): No es primicia decir que Salta viene pisando fuerte en el mercado nacional. Con sus vinos potentes y briosos fascina tanto a bebedores nóveles como experimentados. Sobresale hoy este novedoso tinto producido conjuntamente por los enólogos Pancho Lavaque, Marcelo Pelleriti y Hugh Ryman. Un ensamblaje de neta impronta norteña, con 80% de Tannat (de un viñedo centenario) y 20% de Malbec, fermentado y añejado durante 18 meses en barricas francesas nuevas. Exhibe una nariz imponente, con evocaciones de mermeladas de frutos rojos, especias dulces (pimentón, canela) y algunos tonos empireumáticos (caucho, brea). El aporte del roble está todavía bastante presente, con vehementes aportes tostados, de chocolate y caramelo. Al llevar el vino a la boca se lo percibe corpulento, sabroso y de paso franco, repite sabores maduros, con acertada acidez y taninos firmes que sostienen un pos gusto agradable y duradero. Un tinto que ya puede saborearse, pero que sin dudas ganará muchísimo con la estiba en botellas. Un tinto enjundioso que pide carne asada a su lado.

Tempus Alba V.E.Ro. Malbec 2009 ($770): Mas allá de ser un increíble Malbec argentino, este vino es el colofón de un trabajo esforzado y silencioso que ha realizado la familia Biondolillo durante casi una década, en pos de identificar los mejores clones de la variedad diseminados en el viñedo mendocino. Una investigación científica de alto nivel, que ha permitido elevar cualitativamente la calidad de muchos vinos de la región. Un tinto de color violáceo casi negro, con profusas lágrimas aún coloreadas. Ofrece una nariz profunda y algo críptica donde se insinúan marcados rasgos terrosos, florales, frutales maduros (ciruelas pasas, higos secos) y balsámicos (anís, alcanfor); sutilmente enmarcados en pinceladas avainilladas (del contacto con roble). Al degustarlo es sedoso y pleno, de entrada amable y paso desenvuelto, con acidez vivaz, taninos delicados y una permanencia casi eterna. Un vino exquisito para compartir con amigos del alma.

Salentein Gran VU 2011 ($1100): Corona esta notable selección un tinto ciertamente de lujo, expresión máxima de lo que puede brindar el terruño de altura del Valle de Uco. Un soberbio corte compuesto por un 73% de Malbec y un 27% de Cabernet Sauvignon, elaborado por la mano experimentado del enólogo José “Pepe” Galante. Es la primera cosecha de un producto de edición extremadamente limitada -5916 botellas-, que fue añejado pacientemente por 24 meses en roble francés nuevo, reposando posteriormente un tiempo análogo en botellas antes de salir al mercado. Un tinto magnífico, de gran estructura y complejidad, con un enorme potencial de guarda. Regala una nariz intensa y fragante, donde se adelantan los aromas de flores de violetas, frutas negras y especias (pimienta negra, clavo), posteriormente asoman nítidos perfumes balsámicos (mentol, eucaliptus), para cerrar con leves recuerdos ahumados y de madera noble. Continúa en una boca exquisita, desarrollada y sumamente elegante; de entrada seca y paso franco, que refrenda las impresiones frutales y picantes, con acidez balanceada, taninos firmes y una enorme persistencia. ¡Lujo absoluto, para descorchar en una velada inolvidable!

 

¡Salud por los grandes vinos argentinos!

 

 

Preguntá por estos y muchos vinos más en Catar SRL, Dock de Vinos, León Blanco y Vinoteca Dvino.

(*) Sommelier y docente – [email protected]

ÚLTIMAS NOTICIAS

Scroll al inicio