Seis vinos para enamorarse

febrero 13, 2017
Bebidas

 

A tono con la fecha que estamos viviendo esta semana, estas son las sugerencias de nuestro sommelier Roberto Colmenarejo de seis vinos para enamorarse...

 

(*) Por Roberto Colmenarejo

En todo el mundo occidental, esta semana se celebra el Día de San Valentín o Día de los Enamorados, una festividad donde los novios, parejas o esposos se agasajan mutuamente y reafirman el amor que los une. Si bien la fecha abriga un cierto carácter comercial, siempre es bueno expresar nuestros sentimientos con la persona que elegimos tener a nuestro lado.

A tono con la fecha que estamos viviendo, aquí les sugiero seis vinos para enamorarse:

Tapiz Sauvignon Blanc 2016 ($155): Una bodega mendocina de escasa presencia en las góndolas locales, pero que aún así vale la pena la búsqueda de sus interesantes productos. Un blanco que probé hace un par de semanas y me agradó muchísimo, tanto por su perfecta tipicidad varietal como por su acertadísima relación precio-calidad. Un Sauvignon Blanc lleno de juventud y desenfado, para beber con facilidad y deleite. Ofrece aromas de nítido perfil “verde” -ruda, pasto cortado, espárragos-, más algunos toques cítricos -pomelo-. Al probarlo tiene silueta delgada y andar resuelto, vuelve sobre las sensaciones vegetales, con una marcada acidez y persistencia media. Recomendado para los “tortolitos” remolones, que decidieron no salir de casa y pidieron delivery de sushi.

Celedonio Gran Chardonnay 2015 ($365): Un Chardonnay de Tupungato (Valle de Uco) bien sabroso y de perfil “gordito”, con un estilo bastante tradicional conocido como “oaky” -presencia marcada del roble, principalmente en nariz-, pero que a pesar de ello no resigna ni un ápice de fluidez y frescura. Un exquisito blanco ideado por la enóloga Romina Carparelli de Bodega Margot, fermentado en barricas francesas nuevas sin tostar y criado posteriormente sobre sus “lías” -borras finas remanentes del proceso fermentativo- para aportar mayor estructura y complejidad. Regala una nariz seductora con muchas “capas”, donde primero aparece la impronta de la madera -vainilla, coco-, luego los recuerdos de frutas maduras -pasas, cuaresmillos, damascos secos- y por último los toques acaramelados y melosos. Al llevarlo a la boca se produce una enorme sorpresa, pues nos encontramos con un vino mucho más ligero de lo que hubiésemos imaginado, de paso untuoso pero ágil gracias a su balanceada acidez, donde se refrendan las sensaciones de fruta madura y miel, con un largo y grato final. Recomendado para acompañar platos de pescado, en una cena romántica a la luz de las velas.

Folie Rose Locura 2016 ($185): Un novedoso rosado mendocino, concebido en el pequeño proyecto enológico Entrevero Wines. Elaborado 100% con uvas Malbec de Lujan de Cuyo, se muestra juvenil, jugoso y vivaz. Posee una nariz diáfana, con nítidas fragancias de frutas rojas acidas -frambuesas, frutillas-. En la boca esta sin dudas su punto más alto: se lo siente  amplio y gustoso, de entrada amable y afrutada, con ligero “petillant” (minúsculas burbujas de gas carbónico natural), vibrante acidez y agradable final. Recomendado para parejas sencillas, que decidieron no complicarse y armaron una picada de quesos y fiambres.

Sposato Bonarda 2015 ($150): Un Bonarda bien simple y directo, para beber “de a litros”. Se trata de la primera línea comercial de un novel emprendimiento vitivinícola ubicado en Agrelo (Lujan de Cuyo), perteneciente a la familia ítalo-norteamericana Sposato. Un vino producido sin ningún contacto con roble, para resaltar su frutosidad y frescura. Propone una nariz limpia y directa, con aromas de frutas rojas maduras -ciruelas pasas, cassis-, jalea de membrillos y dejos herbales. Al probarlo se lo nota sencillo, ligero y de paso franco; con entrada seca de perfil afrutado, correcta acidez, taninos suaves y permanencia moderada. Recomendado para quienes, no dándole importancia a la fecha, se piden una “grande” de jamón y mozzarella en la pizzería del barrio.

Felipe Staiti Euforia Malbec 2014 ($325): Dos artistas mendocinos de gran trayectoria se han unido para dar origen a este soberbio vino tinto. Se trata de Felipe Staiti -gran músico, guitarrista de los Enanitos Verdes- y Marcelo Pelleriti -prestigioso enólogo-, amigos desde hace años y ahora socios. De este ensamble nace este armonioso Malbec de Valle de Uco, añejado en su totalidad durante 18 meses en roble francés nuevo. Exhibe una nariz sobria y profunda, que pasados los primeros minutos en copa comienza a traer evocaciones de flores secas, confitura de moras, anís estrellado y algunos dejos terrosos. En la boca se lo percibe potente y pleno, aunque conservando su austera elegancia y extrema fluidez; tiene acidez perfectamente calibrada, taninos mansos y dilatada persistencia. Para beber levemente refrescado. Recomendado para aquellas parejas que decidieron festejar en una parrillada, comiéndose un buen asado.

Finca La Igriega Blend 2014 ($393): Una primicia absoluta en las vinotecas locales, que les recomiendo probar tan pronto la encuentren. Un vino concebido en muy pequeña escala, en el joven emprendimiento vinícola de la familia Goldberg, con uvas de su propia finca en Paraje Altamira (Valle de Uco). Un expresivo ensamblaje tinto de estilo bordelés (68% de Malbec, 25% de Cabernet Sauvignon, 4% de Cabernet Franc y 3% de Petit Verdot). Cada variedad fue cosechada y elaborada por separado, completando su fermentación malolática en barricas; luego se realizó el corte definitivo, el cual descansó nuevamente seis meses en roble -madera francesa y americana-; para terminar con otros seis meses más en botella antes de salir a la venta. El resultado es un producto de aromática seductora y compleja; con reminiscencias de frutas en sazón -ciruelas, moras-, especias –pimienta, clavo-, tonos balsámicos -regaliz- y minerales; todo enmarcado en una suave sensación tostada/ahumada. Al probarlo tiene entrada seca, cuerpo medio y textura sedosa, redunda en sabores terrosos y especiados, con equilibrada acidez y taninos firmes que sostienen un largo post-gusto. Un vino que ya puede disfrutarse ahora, pero que sin dudas ganará en expresión y matices con algo más de estiba en botellas. Recomendado para maridar con platos de cerdo o cabrito, cocinados en casa por el ser amado.

Y para ustedes, ¿cuáles son sus vinos para enamorarse?

Preguntá por estos y muchos vinos más en Catar SRL, Dock de Vinos y Vinoteca Dvino.

(*) Sommelier y docente – robertocolmenarejo@hotmail.com

 

Comentarios

LAS MÁS LEÍDAS