Seis rosados bien veraniegos

febrero 22, 2016
Bebidas

 

Nada mejor que tener bebidas ligeras y refrescantes en la heladera para sobrellevar mejor el bochorno del verano, y estas son las recomendaciones de nuestro Sommelier.

 

(*) Por Roberto Colmenarejo

 

A pesar de las fuertes tormentas, que traen sobresaltos e inconvenientes cada vez que arrecian sobre la ciudad, este verano sigue siendo agobiante. Además, como si fuera poco, todos los pronósticos indican que la canícula seguirá hasta bien entrado el otoño. Por ello, nada mejor que tener bebidas ligeras y refrescantes en la heladera, para sobrellevar mejor el bochorno de los días estivales. Los vinos rosados cumplen bien esta función; por su atenuado grado alcohólico, cuerpo etéreo y vibrante acidez frutal.

Para que estén preparados frente al calor, aquí les sugiero seis rosados bien veraniegos:

Nampe Malbec Rosado S/A ($56): Un producto de Bodega Los Haroldos con notable relación precio calidad, que ya lleva un largo tiempo en los supermercados locales. Un rosado de Malbec sencillo y extremadamente fácil de beber, genial para maridar con comidas veraniegas. Propone aromas de frutas ácidas (frambuesas, grosellas) y trazos herbáceos, que dan paso a una boca delgada y fugaz, de sabor afrutado, jugosa acidez y breve permanencia. Rosado “comodín” para tener siempre una botella en la heladera.

Mi Beso Bonarda Argentino Rosado 2015 ($98): Desde la zona de Rivadavia (en el Este Mendocino) llega este producto diferente y jovial. Está vinificado por la Bodega Lanzarini con uvas Bonarda, emblemáticas de la región pero habitualmente poco usada para producir rosados. Tiene un color anaranjado que sin dudas llamará la atención en la góndola, además de un packaging muy original, con una contra etiqueta que permite escribir un mensaje de dedicatoria a modo de tarjeta. Yendo al vino en cuestión, tiene una nariz delicada de perfil floral y frutal fresco (frutillas) unida a una boca ligera y de paso veloz, con correcta acidez y persistencia media. ¡Rosado para la copa del aperitivo!

L´Argentin de Malartic Rosado 2015 ($105): Un producto mendocino intenso y seco, elaborado por la bodega Diamandes (Valle de Uco). Un vino rosado que combina 90% de Malbec y 10% de Cabernet Sauvignon, con buena estructura e intenso sabor. Tiene una nariz elegante y algo severa, con aromas de frutos rojos (guindas, cassis) y especias. En la boca es fresco y sabroso, de cuerpo medio y paso franco, balanceada acidez y moderada permanencia. Rosado ideal para acompañar un asado en un mediodía estival.

Cuvelier Los Andes Rosado de Malbec 2015 ($120): Un rosado de reciente aparición proveniente de otra de las afamadas bodegas del grupo Clos de los Siete (Valle de Uco). Un vino de color rosa pálido, con fragancias sutiles de frutas rojas ácidas (zarzamoras, ciruelas) y toques herbales. Al probarlo se lo percibe agradablemente frutado pero seco, de silueta estilizada y paso vivaz, repite sensaciones frutales, con moderado contenido alcohólico, equilibrada acidez y grato final. Rosado óptimo para maridar con pescado.

Julia Rosado Dulce Natural ($131): Desde hace algunos meses, los bebedores golosos están de parabienes con este espumoso risueño y juvenil de Bodega Familia Zuccardi. Un vino burbujeante rosado de bella tonalidad “asalmonada”, que se anuncia a través de su botella transparente bellamente decorada. Ofrece una paleta aromática sutil, donde se insinúan recuerdos de flores silvestres y frutas frescas. Al levarlo a la boca se lo percibe gustoso y liviano; tiene burbujas cosquilleantes, bajo tenor alcohólico, dulzor atenuado y refrescante acidez. ¡Para disfrutar de los brindis más dulces todo el año!

A Rosé is a Rosé is a Rosé 2015 ($250): ¡Un rosado mendocino realmente exquisito! La gran novedad de esta categoría, que llega de la mano de la tradicional bodega Luigi Bosca. El nombre semeja un trabalenguas, pero está inspirado en un antiguo poema de  la escritora norteamericana Gertrude Stein. Un producto costoso, pero único desde todo punto de vista. Comenzando con su pintoresco color “piel de cebolla” (anaranjado), que recuerda mucho a los vinos rosados de Provence (Francia); pasando por su atípico corte de uvas Pinot Gris y Syrah; sorprendiendo luego con su nariz original, madura y fragante, rebosante de aromas de miel, especias dulces (canela, jengibre) y frutas en compota (manzanas, duraznos), para terminar en una boca sabrosa, armónica y plena, con reminiscencias minerales, acidez perfectamente calibrada y una larga persistencia. ¡Rosado de lujo, perfecto para compartir en una cena romántica!

 

Y ustedes, ¿cuales son los rosados que más disfrutan en verano?

 

Preguntá por estos y muchos vinos más en Catar SRL, Dock de Vinos, León Blanco y Vinoteca Dvino.

(*) Sommelier y docente – robertocolmenarejo@hotmail.com

 

Comentarios

LAS MÁS LEÍDAS