Ricos vinos, buenas compras

noviembre 30, 2016
Bebidas

 

Si para las fiestas de fin de año buscan ricos vinos que además sean buenas compras, acá les dejamos ocho sugerencias de nuestro sommelier.

 

(*) Por Roberto Colmenarejo
Se acerca rápidamente el final del año, así que ya tenemos que ir pensando en la compra de vituallas para las comidas festivas. Las mesas de Navidad y Año Nuevo son oportunidades ideales para compartir gratos momentos con familiares y amigos, disfrutando también de exquisitos manjares y buenos vinos.

Beber bien no significa forzosamente gastar mucho dinero. Sabiendo explorar las góndolas encontraremos muchos vinos que no son necesariamente baratos, pero que sin dudas representan compras inteligentes en relación a su valor de mercado. Si buscan ricos vinos que además sean buenas compras, aquí tienen mis ocho sugerencias:

Innovación Fiano 2015 ($88): Una línea de vinos realmente interesante que surge de la investigación con variedades no tradicionales que lleva adelante -desde hace más de una  década- la Bodega Familia Zuccardi. De todos los productos que sacaron este año, a mi entender este es el mejor logrado. Un blanco fragante y fresco, para beber varias copas. Posee una nariz floral, frutal e incluso levemente mineral, unida a una boca de cuerpo medio, atractiva textura y paso veloz, con vibrante acidez natural y persistencia moderada. Un vino comodín, para servir al atardecer en la copa del aperitivo.

Altosur Torrontés 2016 ($144): Un blanco mendocino de impecable factura, con una bella y colorida etiqueta, en un precio sumamente conveniente. Un Torrontés de nueva añada, producido con una selección de racimos de vendimia temprana provenientes de Gualtallary (Tupungato, Valle de Uco). Desbordan sus perfumes a flores (jazmines, azahares), uvas frescas, cítricos e hierbas silvestres. Continúa en una boca sabrosa, de cuerpo medio y paso vivaz, con jugosa acidez y considerable permanencia. Un blanco perfecto para acompañar los tradicionales platos fríos navideños (ensalada rusa, vitel toné o empanada gallega).

Topo Lote 009 Merlot  2014 ($85 + envío): Ya he hablado en oportunidades anteriores de este original proyecto vitivinícola que elabora pequeños lotes de vino de alta calidad y sólo los comercializa persona a persona con un packaging muy austero y sin ningún tipo de inversión publicitaria, para así mantener el precio del producto lo más bajo posible. Este Merlot corresponde al lote disponible actualmente, que sobrepasa sin dudas las expectativas generadas por el precio. Muestra aromas límpidos y directos que recuerdan a frutas negras, especias y suaves trazos vegetales, apoyados en una boca gustosa, de silueta delgada y paso franco, con ajustada acidez, taninos mansos y persistencia media. Un tinto ideal para las mesas de fin de año multitudinarias.

Cincuenta Bonarda S/A ($120): Una novedad de Cooperativa La Riojana, en una línea de vinos elaborada para la Asociación Argentina de Criadores de Limousin a Campo. Se trata de un Bonarda típico de zonas cálidas, con perfil especiado y maduro. Propone recuerdos olfativos que se mueven entre las frutas pasas (higos, ciruelas), las especias dulces (canela, clavo) y los tonos balsámicos (anís, regaliz). En boca tiene entrada apenas golosa, cuerpo liviano y paso franco, remarca sabores frutales, con acertada acidez, taninos apenas rugosos y agradable permanencia. La provincia de La Rioja sigue firme en la senda de ofrecer vinos de buena calidad y precio accesible.

Jean Rivier Reserva Cabernet Sauvignon 2014 ($155): Un delicioso tinto sanrafaelino producido por la pequeña bodega familiar Jean Rivier. Un vino de gran tipicidad varietal, extremadamente fácil de beber y con un precio de venta casi irrisorio. Regala una nariz diáfana con evocaciones de frutas negras (cassis, moras), especias picantes (pimienta) y dejos terrosos. En boca se lo percibe menudo, de entrada amable y paso suelto, redunda en sensaciones especiadas, con equilibrada acidez, taninos bien pulidos y grata persistencia. Un “tapado” para sorprender a tus compañeros de laburo en la despedida de año.

Laderas de los Andes Estate Malbec 2014 ($172): Para quienes no pueden dejar de beber Malbec, una atractiva propuesta que vuelve a las vinotecas cordobesas luego de un breve período de ausencia. Un potente Malbec de Paraje Altamira (San Carlos, Valle de Uco), que prescinde totalmente del uso de madera para mostrar todo el potencial del terruño. Exhibe una nariz amplia y compleja, con reminiscencias de flores de violetas, frutas rojas maduras (ciruelas) y en licor (cerezas al marrasquino). Al probarlo se lo percibe corpulento y bien estructurado, aunque sin perder agilidad en el paso; tiene entrada seca, balanceada acidez y taninos firmes que sostienen una dilatada permanencia. ¡Un Malbec imprescindible para acompañar los asados que se vienen!

Plaza de Grillos Reserva Cabernet Sauvignon 2014 ($292): Otra primicia absoluta en las estanterías locales, provenientes de una novel bodega ubicada en Agua Amarga (Tunuyá, Valle de Uco). Un proyecto pequeño, de apenas 15 hectáreas, enfocado exclusivamente a producir vinos de alta gama. Este notable Cabernet Sauvignon es uno de sus productos más representativos, pues muestra lo mejor que puede ofrecer la uva de la zona, sabiamente combinada con una breve crianza en barricas francesas. Seduce con una aromática diáfana, donde afloran reminiscencias frutales maduras, piracínicas suaves -pimiento rojo, pimienta- y sutiles pinceladas de vainilla, cedro y tabaco (aportadas por el paso por roble). Al llevarlo a la boca se lo descubre expresivo, de mediana estructura y paso fluido; tiene entrada recia, refrenda sensaciones especiadas y terrosas, con acidez perfectamente calibrada, taninos aún compactos y un larguísimo post-gusto. ¡Tinto para descorchar con grandes amigos!

Hom Extra Brut S/A ($138): ¡Un producto absolutamente imbatible en su segmento de precios, para tener siempre varias botellas en la heladera! Un espumoso joven y de perfil moderno, vinificado por el método Charmat -segunda fermentación en grandes tanques- con un acertado ensamblaje de uvas Chardonnay y Chenín. Obsequia una nariz fresca y vivaz, plena de perfumes florales, cítricos y vegetales. En la boca es ligero y de trago muy amable, tiene entrada agradablemente seca y nítido sabor frutado, con burbujas chispeantes, refrescante acidez y persistencia media. Para brindar y brindar, sin mucho gastar.

¿Vieron? ¡Se puede disfrutar de ricos vinos sin dejar la billetera en el intento!

 

Preguntá por estos y muchos vinos más en Catar SRL, Dock de Vinos y Vinoteca Dvino.

(*) Sommelier y docente – robertocolmenarejo@hotmail.com

 

Comentarios

LAS MÁS LEÍDAS