Ocho Syrah por menos de 100 pesos

Ocho Syrah por menos de 100 pesos

marzo 25, 2015
Bebidas

 

Esta cepa es una de las preferidas por los argentinos y estas son las sugerencias de nuestro Sommelier.

 

(*) Por Roberto Colmenarejo

La variedad Syrah (o Shiraz) tiene su origen en la desértica región del Valle del Ródano, en Francia, donde se expresa desde hace varios siglos en vinos concentrados y maduros. Sin embargo, la notoriedad de esta cepa se extendió en las tres últimas décadas gracias al trabajo de Australia, el país que más colaboró para su éxito global.

En Argentina existen alrededor de 13.000 hectáreas plantadas con esta variedad (lo que representa un 12 por ciento del encepado tinto nacional). Prefiere las zonas cálidas del Noroeste (San Juan, Salta, La Rioja y Catamarca), aunque cada vez sorprenden más los ejemplares obtenidos en las zonas frescas de Mendoza.

Fue durante años el tercer cepaje en la preferencia de los consumidores locales -luego del Malbec y Cabernet Sauvignon-, aunque actualmente ha perdido esta prerrogativa.

Para llevan nuevamente al noble Syrah a su sitial de privilegio, aquí ocho sugerencias en vinos de buena calidad por menos de $100:

Termidor Línea Premium Syrah S/A ($19): Tristemente, muchos enófilos miran con desconfianza los vinos fraccionados en tetrabrik. Sin embargo, si a estos se los degusta objetivamente se comprobará que suelen ofrecer óptima relación precio-calidad. Tal es el caso de este tinto sanjuanino, delgado y de trago amable. De aromas/sabores frutados, tiene paso raudo, correcta acidez y permanencia corta. ¿Qué más querés por ese precio?

Estancia Mendoza Syrah 2013
($28): Un tinto mendocino de Syrah bastante escueto, pero sencillo de beber y a un precio muy razonable. Insinúa aromas especiados y algo frutales que van unidos a una boca simple y veloz, de acidez adecuada, con taninos imperceptibles y breve persistencia. ¡Una verdadera “ganga” en ese valor de mercado!

Finca Natalina Syrah 2014
($33): No hay dudas que la provincia de San Juan tiene excelentes características agroecológicas para producir vinos Syrah jóvenes y sabrosos, como este de la Bodega Finca Natalina. Un tinto del año con diáfanos recuerdos de frutas desecadas -ciruelas, pasas de uva- y secas -nueces- apoyados en una boca veloz, de cuerpo medio, sabores maduros, con taninos delicados y reducida permanencia. Otra buena compra para tener siempre algunas botellas en casa.

Casona López Syrah 2012 ($62): Un poco a contramano de su estilo más característico (largas crianzas en inmensos toneles de roble), la centenaria Bodega López ofrece este sorprendente Syrah mendocino sin contacto con madera. Un vino donde los atributos de la cepa se descubren con facilidad, en una nariz llena de frutas rojas en sazón -guindas, zarzamoras-, especias picantes -clavo, pimienta- y algunos trazos herbáceos. En boca se lo percibe juvenil y gustoso, de cuerpo medio, con taninos discretos y una sorprendente persistencia para el rango Tinto ideal para acompañar las pastas de los domingos.

Alberto Furque Syrah 2013 ($71): Ya he recomendado en textos anteriores otros varietales de esta pequeña bodega mendocina, pues todos tienen una envidiable relación precio-calidad. No es la excepción este tinto joven de aromas a frutas negras, especias y dejos terrosos que se complementa con una boca ligera y veloz, con balanceada acidez, taninos apenas rugosos y permanencia media. ¡Buen Syrah para el asado con amigos!

Trapiche Reserva Syrah 2012 ($78): Un verdadero clásico de las góndolas argentinas, reconocible por su estilizada botella de medio litro (que dicho sea de paso, es perfecta para una solitaria comida de mediodía). Este Syrah es una joyita de la bodega, pues se vinifica con uvas seleccionadas de sus mejores viñedos maipucinos. Un vino de color violáceo profundo con una amplia paleta aromática donde se perciben aromas frutales maduros, balsámicos -regaliz, menta-, especiados y algo “animales”, todo enmarcado en sutiles trazos avanillados y tostados provenientes del contacto con roble. En la boca es sabroso y repite las nítidas sensaciones de especias y cuero, con paso franco y fluido gracias a su vibrante acidez natural, taninos presentes y post-gusto muy placentero. Un Syrah para beber con egoísmo, disfrutando su exquisito sabor y pequeño tamaño.

Don David Syrah 2012 ($88): El Noroeste también convida excelentes ejemplares del cepaje, como este destacado producto de la bodega cafayateña El Esteco. Un vino tinto que muestra el lado más maduro del Syrah, con aromas de frutas en compota, especias dulces -pimentón, canela- y sutiles pinceladas de caramelo y vainilla aportadas por la crianza moderada en barricas. A pesar de su nariz golosa, tiene una boca de entrada potente y seca, con paso franco donde se refrendan las sensaciones especiadas, acidez calibrada y taninos firmes que sostienen un prolongado y grato post-gusto. Excelente Syrah salteño, para beber muy bien sin gastar demasiado.

Nocheterna Generoso de Syrah S/A
($75): Un auténtico “tapado” de los vinos sanjuaninos; presente en las góndolas desde hace casi una década, pero desconocido para la inmensa mayoría. Se trata de un Syrah fortificado de la Bodega Putruele, vinificado al estilo de los Oportos y añejado en barricas de roble americano. Un tinto bastante dulce (140 g/l azúcar natural), pero prudentemente balanceado por su firme estructura tánica y su elevado grado alcohólico (16%). Propone una nariz madura, con reminiscencias de uvas pasas, higos secos, dulce de membrillo, nueces y algo de cacao.  En la boca se lo percibe untuoso y pleno, con paso goloso y larga persistencia. Sugiero refrescarlo brevemente antes de su servicio, para disfrutarlo mucho más. ¡Perfecto para acompañar chocolates, o si se animan, un taza de café y un buen cigarro puro!

Y para ustedes, ¿cuáles son sus Syrahs preferidos?

Si quieren más recomendaciones de vinos interesantes por menos de 100 pesos no dejen de releer las notas sobre Malbec, Cabernet Sauvignon, rosados, blancos, tintos varietales y blends tintos.

(*)Sommelier y docente – robertocolmenarejo@hotmail.com

 

Comentarios

LAS MÁS LEÍDAS