El mundo de la cerveza

noviembre 9, 2016
Bebidas

 

Antes de la llegada de CordoBier, la fiesta de la cerveza artesanal cordobesa, nuestro Sommelier nos enseña sobre el mundo de la cerveza.

 

(*) Por Roberto Colmenarejo

 

“La cerveza es la prueba de que Dios quiere que seamos felices” (Benjamín Franklin)

 

Según descubrimientos arqueológicos recientes, la humanidad disfruta de la cerveza desde hace más de 6000 años. Desde su origen rústico y campesino en Egipto y Mesopotamia hasta las modernas mega cervecerías industrializadas, millones de litros de este precioso líquido dorado han refrescado -e incluso alimentado- a los pueblos de todo el mundo.

La cerveza es una bebida compleja, pero que se elabora con ingredientes muy sencillos. Basta contar con un cereal (usualmente cebada, pero puede ser trigo, arroz, mijo, etc.), agua pura, lúpulo (planta trepadora de climas fríos, cuyas flores aportan aroma, sabor y amargor a producto final) y levaduras. A nivel industrial también se utilizan “adjuntos” (otros productos fermentecibles), gas carbónico y conservantes; estos agregados bajan notablemente la calidad de la cerveza pero ayudan a una mejor conservación.

En líneas generales, los procesos de elaboración de esta bebida son siempre muy similares.Sin embargo, combinando de diferentes maneras los cuatro ingredientes básicos se pueden obtener decenas de estilos de cervezas diferentes. Así, por ejemplo, para una cerveza de color claro los cereales utilizados se secan con temperaturas bajas, mientras que para una cerveza de color oscuro los cereales se tuestan con una temperatura elevada, caramelizando sus azúcares para brindar un color intenso y sabores golosos.

Para un bebedor ocasional es probable que la variedad de cervezas se agote en “rubia”, “roja” o “negra”. Sin dudas que es una categorización demasiado simplista, pues dentro de cada “color” hay enorme cantidad de variantes. Así, dentro de las cervezas “rubias” podemos hablar de las “pilsen” (livianas en alcohol, bien gasificadas y de amargor moderado), las “golden ale” (doradas, de cuerpo medio y marcado sabor a cereales) e incluso las “hefeweizen” (hechas con trigo, bastante turbias, ácidas y de gran refrescancia). Entre las cervezas “rojas” podemos sugerir las “kölsch” (ligeras, afrutadas y levemente amargas, las “scottish red ale” (de cuerpo medio, apenas tostadas y dulzonas) e incluso las “IPA” (muy potentes, florales y de amargor intenso). Finalmente, entre las “negras” podemos mencionar las “stout” (oscuras, cremosas y secas), las “porter” (frescas, de alcohol moderado y levemente acarameladas) e incluso las “bock” (espesas, torradas y bastante dulces).

Obviamente la lista anterior no es exhaustiva, pero pretende mostrar la multiplicidad de productos que existen para los amantes de esta milenaria bebida. Desafortunadamente, la industria local está concentrada en elaborar solamente el estilo “pilsen”, representando más del 95% del mercado doméstico. Quienes deseen investigar un poco más en otras variedades deberán acercarse a las cervezas semi industriales (Otro Mundo, Antares, Berlina o Peñón de Águila), las artesanales (Blaubier, Boj, El Búho) o también a las importadas, que afortunadamente están entrando nuevamente al país. ¡Les aseguro que su paladar no dejará de sorprenderse con toda la diversidad disponible!

Si después de esta nota les pica el bichito de la curiosidad cervecera, tienen una cita obligada del 2 al 4 de diciembre en el festival CordoBier, la fiesta de la cerveza artesanal cordobesa. Allá nos veremos… ¡Salud!

(*) Sommelier y docente – robertocolmenarejo@hotmail.com

 

Comentarios

LAS MÁS LEÍDAS