Doce vinos para billeteras flacas

marzo 29, 2017
Bebidas

 

La enorme industria vitivinícola nacional ofrece productos ricos y económicos, y acá tenemos un listado de doce ricos vinos con precios accesibles.

 

(*) Por Roberto Colmenarejo

Pasaron las fiestas de fin de año, las tan merecidas vacaciones y el inicio de clases; ahora empiezan a llegar los resúmenes de las tarjetas de crédito, los cedulones de impuestos y las facturas de los servicios. El comienzo del año suele venir con muchos gastos, así que el presupuesto para vinos debe ajustarse. Afortunadamente, la enorme industria vitivinícola nacional todavía ofrece productos ricos y económicos para que todos puedan seguir tomando un par de copas con la comida.

Si este mes de marzo dejó “billeteras flacas”, aquí 12 ricos vinos con precios accesibles:

Cuesta del Madero Blanco S/A ($53): Una marca histórica del vino nacional vuelve al ruedo -luego de un corto período de ausencia- con este blanco genérico honesto y muy bebible. Muestra una nariz sumamente escueta, con aromas frutados (manzana verde) y algo herbales. Al probarlo sigue la sencillez, con paso veloz, moderado tenor alcohólico, fresca acidez y permanencia breve. ¿Qué más querés por esa plata?

Giaquinta Torrontés 2016 ($78): Un “tapado” que llega desde Tupungato (Valle de Uco), con un valor de mercado realmente acomodado. Un Torrontés mendocino joven, fresco y fragante, con recuerdos olfativos de flores secas, miel y cáscara de cítricos. En la boca tiene entrada afrutada, paso seco, buena acidez y persistencia media. ¡Para la copa del aperitivo!

Chacabuco Viognier 2016 ($89): Novedad absoluta de la bodega Familia Falasco (San Martin, en el este mendocino), que hizo su desembarco en las góndolas locales hace unas pocas semanas. Una línea de vinos sencillos y livianos, pensados para el consumo habitual. A mi entender destaca este Viognier de nariz limpia y algo austera, donde se insinúan perfumes florales y de frutas blancas. Al probarlo es gustoso y vivaz, redunda en sabores frutales, con adecuada acidez y moderada permanencia. Para acompañar un pollo asado con papas fritas.

Postales del Fin de Mundo Sauvignon Blanc-Semillón 2016 ($110): Un vino patagónico de vibrante frescura para disfrutar en los días cálidos que aún ofrece el otoño. Propone una nariz intensa, con nítidos recuerdos cítricos y herbales. Continúa en una boca de silueta delgada y paso jugoso, con recuerdos alimonados, marcada acidez e interesante persistencia para su rango. Una de las mejores propuestas que probé en este segmento de precios. Beber  bien frío, escoltando un buen plato de rabas o un ceviche.

Gérôme Marteau Rose de Malbec S/A ($97): Un rosado de Malbec goloso y “entrador”, proveniente de la pequeña bodega familiar rionegrina Gérôme Marteau. Revela aromas directos de frutitas rojas (frambuesas, frutillas), seguidos de una boca vaporosa y veloz, con moderado dulzor frutal, correcta acidez y agradable final. Me parece un vino ideal para servir con aperitivos o postres frutales. En Córdoba sólo se vende de manera personal, pues uno de los hermanos del propietario vive aquí. ¡Vale la pena buscar algunas botellas!

Santa Florentina Malbec-Syrah 2016 ($62): Si hay una bodega que siempre cumple en su línea más económica es sin dudas la Cooperativa La Riojana (Chilecito). Este bivarietal tinto no es la excepción. Presenta aromas afrutados simples (tutti-frutti, frambuesas) y algo especiados; que se abren a una boca de entrada apenas golosa y paso raudo, con correcta acidez, taninos imperceptibles y final breve. Para acompañar unas empanadas de delivery.

Pecado Malbec 2015 ($76): Un vino salteño simple y efectivo, que va muy bien por su precio y además se consigue gran facilidad en supermercados, almacenes y kioscos. Tiene aromas frutales maduros (mermeladas) y apenas terrosos que dan lugar a una boca simple y directa, de sabor levemente especiado, con ajustada acidez, taninos suaves y breve permanencia. Un vino “comodín”, para tener siempre algunas botellas en casa.

Elsa Bianchi Cabernet Sauvignon 2015 ($104): Desde el sur de Mendoza llega este noble ejemplar de Cabernet Sauvignon con buena tipicidad y cierta elegancia. Regala aromas nítidos de frutas negras (cassis, moras), especias (pimienta, clavo) y dejos terrosos. En la boca es gustoso y seco, de paso suelto, con leve sabor picante, balanceada acidez, taninos algo apretados y agradable persistencia. Para beber en la comida diaria, sin gastar de más.

Portillo Tempranillo 2016 ($110): Un vino excelente y de precio amigable elaborado por la bodega mendocina Salentein, que por su elevada calidad puede competirle de igual a igual a productos que incluso duplican su valor. Un tinto sabroso y de notable complejidad para su categoría, que sorprende tanto a profesionales como a bebedores ocasionales. Al llevarlo a la nariz evoca recuerdos a frutas rojas (ciruelas, guindas), jalea de membrillos y sutiles trazos balsámicos (eucaliptus). Al llevarlo a la boca descubre su buena estructura aunque de andar resuelto, que refrenda sensaciones maduras, con equilibrada acidez, taninos firmes y permanencia prolongada. Un “imprescindible” en la bodeguita doméstica, que permite regar eventos multitudinarios sin tener que dejar la billetera en ello.

Alberto Furque Cabernet Franc 2016 ($115): ¡Pasan las cosechas y este vino mendocino me sigue pareciendo un verdadero campeón de la relación precio-calidad! Un Cabernet Franc de marcado carácter varietal, perfecto para quienes hacen su primer acercamiento al cepaje. Exhibe una nariz intensamente piracínica (pimiento verde, morrón en conserva), frutal madura y algo balsámica (anís, regaliz). Al probarlo es ligero, terso y fluido; tiene entrada seca y paso franco, con acertada acidez, taninos apenas rugosos y grata persistencia. ¡Para llevar al asado semanal con amigos!

Moulin Bleu Extra Brut ($71): Es bastante infrecuente encontrar un espumoso en este  segmento de precios que además ofrezca aceptable calidad de burbujas y un trago amable. Quien pone en el mercado este interesante producto es la champañera mendocina “RFM” (Richardi, Fazzio y Menegazzo), grandes especialistas en elaborar vinos burbujeantes. Se produce con un corte de uvas Chenin y Ugni Blanc, por el método industrial Charmat. Luce aromas frutales y herbáceos muy tenues; unidos a una boca rauda y sencilla, con burbujas chispeantes, correcta acidez y breve permanencia. Recomendado para preparar cocktails.

Santa Florentina Torrontés Brut ($105): Un clásico de Bodega Cooperativa La Riojana que sorprende con su nueva botella y etiqueta, mucho más estilizadas y modernas. Un vino espumoso de excelente manufactura, vinificado con uvas 100% Torrontés de Chilecito por el método Charmat. Exhibe una nariz límpida, con sutiles aromas florales (jazmines, rosas) y cítricos. Al llevarlo a la boca es juvenil, vivaz y de entrada bien afrutada, con burbujas chispeante, fresca acidez y persistencia media. ¡Para brindar y brindar, sin mucho gastar!

Y ustedes, ¿qué vinos ricos y económicos tienen para recomendarnos?

Preguntá por estos y muchos vinos más en Catar SRL, Dock de Vinos y Vinoteca Dvino.

(*) Sommelier y docente – robertocolmenarejo@hotmail.com

 

Comentarios

LAS MÁS LEÍDAS