Doce vinos buenos, bonitos y baratos

mayo 26, 2015
Bebidas

 

La industria vitivinícola nacional se las arregla para ofrecer productos con buena relación precio-calidad. ¡Estos son los recomendados! 

 

(*) Por Roberto Colmenarejo

Como ya es habitual en cada nuevo cuatrimestre, vuelvo con una nota donde propongo vinos de buena factura a precio accesible. Debido a los repetidos aumentos con los que nos toca convivir, cada vez es más difícil encontrar vinos en valores amigables al bolsillo. Afortunadamente, nuestra enorme industria vitivinícola nacional todavía se las arregla para ofrecer productos con buena relación precio-calidad, para que todos podamos disfrutar de una rica copa de vino.  

Si el presupuesto viene ajustado para estos meses, aquí una docena de propuestas en vinos buenos, bonitos y baratos:

Michel Torino Serie Dorada Blanco S/A ($17): Un vino blanco extremadamente sencillo y etéreo. Tiene aromas frutales directos que dan paso a una boca escueta y veloz, de correcta acidez, paso algo “caliente” -por el alcohol- y permanencia breve. Puede andar para un “sodeado”, con hielo y sin muchas pretensiones.
 
López Edición Especial Sauvignon Blanc 2014 ($38): Quienes conocen el estilo de los vinos de esta añosa bodega mendocina saben de su sobriedad y delicadeza. Este blanco sigue perfectamente la línea de la casa, con atenuados aromas herbáceos y frutales ácidos (manzanas verdes, cítricos). En la boca es vaporoso y ligero; con paso suelto y refrescante acidez.. Un vino óptimo para la copa del aperitivo.

Las Moras Viognier 2014 ($44): Ya he recomendado este vino sanjuanino en varias oportunidades, pues entrega mucho más de lo que pide por su precio. Nítidos aromas florales y frutales, que se suman a una boca etérea y liviana, de entrada amable, agradable acidez y permanencia media. ¡Para tener siempre unas botellas en la heladera!

Corazón de Mendoza Chenín S/A ($47): Un producto sanrafaelino delicioso y muy bebible, en un valor de mercado realmente conveniente. Esta elaborado con la variedad Chenín Blanc, de amplia difusión en el oasis sur de Mendoza. Un vino fluido y vivaz, con recuerdos olfativos de frutas blancas, hierbas y miel. En la boca es gustoso, con buena acidez y moderada persistencia. Blanco que seguro gustará a todo el mundo.
 
Carcassonne Tinto S/A ($26): Clásico de los clásicos de la mesa argentina, este tinto de Bodega Esmeralda se ha ido aggiornando a través de los años, pero sin resignar su buena relación precio-calidad. De perfil frutal simple, complementa con una boca rápida y de paso alivianado, con correcta acidez, taninos imperceptibles y breve permanencia.  ¡Un tinto para “regar generosamente” los asados multitudinarios!

Suter Syrah-Cabernet S/A ($30): La histórica Bodega Suter vuelve a sorprender con sus vinos baratos y cumplidores, como este rico bi-varietal tinto. Propone una nariz de mediana complejidad, que combina aromas frutales maduros y especiados del Syrah, con toques herbáceos del Cabernet Sauvignon. En la boca muestra una silueta delgada, con paso raudo, balanceada acidez, taninos apenas rugosos y persistencia media. Genial para acompañar unas empanadas criollas.
  
Cavas de Caroya Pinot Negro-Merlot S/A ($33): No me canso de sugerir este sencillo vino de Bodega La Caroyense, pues representa el espíritu de los vinos tradicionales de la Colonia. Aromas afrutados y levemente herbáceos dan paso a una boca ligera, de agradable acidez y grata permanencia. Recomiendo refrescarlo brevemente antes de su consumo, para un mayor disfrute. ¡Perfecto con una picadita de salame y queso!   

Finca Beltrán Malbec 2014 ($35): Uno no suele ser muy exigente en este segmento de vinos; sin embargo, este Malbec mendocino de Familia Zuccardi satisface bastante por el precio pagado. Un tinto sencillo y de aromas frutales directos; que continúa en una boca vivaz, de correcta acidez, taninos suaves y breve permanencia. Un Malbec para la mesa de todos los días.

Cafayate Syrah 2013 ($42): Novedad de la emblemática bodega salteña Etchart, es ideal para quienes disfrutan de los Syrahs de perfil bien maduro. Nariz de frutas pasas, especias y sensaciones terrosas, continuando en una boca sabrosa y de cuerpo medio, donde se repiten las sensaciones especiadas, con acertada acidez, taninos apenas astringentes e interesante persistencia para el rango. Para quedar bien sin gastar demasiado, en el asado de amigos o en el almuerzo familiar de los domingos.

Giagnoni Cabernet Franc 2013 ($48): Es bastante difícil probar vinos elaborado con uvas Cabernet Franc en precios tan bajos, por su escasez en el encepado nacional. Aún así, este sencillo tinto elaborado en el este mendocino por una bodega cooperativa puede ser un interesante acercamiento al cepaje. De color violáceo oscuro, exhibe aromas frutales maduros y algo balsámicos; que se abren a una boca escueta y veloz, de correcta acidez, sabor levemente “picante”, taninos pulidos y breve persistencia. ¡Para descubrir  el Cabernet Franc, sin dejar la billetera en el intento! 

Santa Julia Tinto Dulce S/A ($44): Luego de algunos años de ausencia en el mercado, me sorprendió gratamente volver a ver en las góndolas cordobesas este interesante tinto dulce de la bodega Familia Zuccardi. Liviano y moderadamente goloso, es sumamente grato al paladar pero sin empalagarlo. Tiene sutiles fragancias de frutas en almíbar y mermeladas; que se complementan con una boca de agradable dulzor, alcohol atenuado -9,5% alcohol- y una acidez perfectamente calibrada, que armoniza perfectamente el conjunto. Ideal para la sobremesa, acompañando una tableta de chocolate.

Colón Sparkling Dulce ($47): Varias veces he aconsejado los vinos espumosos de esta bodega sanjuanina, pues ofrecen destacada calidad para su segmento de precios. Ahora la empresa incorpora al portfolio sus burbujas dulces, sumándose a la amplia oferta de estos productos en el mercado doméstico. Un vino efervescente elaborado por el método industrial charmat, con un acertado corte de uvas Chenín, Torrontés y Sauvignon Blanc. Regala nítidos perfumes frutales -uvas, duraznos, cítricos- y algunos trazos vegetales. Al probarlo se lo percibe juvenil y chispeante, refrenda los sabores frutales, con dulzor aligerado y una refrescante acidez que balancea el conjunto e invita a tomar más de una copa. ¡Para brindar y brindar, sin mucho gastar!

Y ustedes, ¿cuáles son los vinos “BBB” que más disfrutan?

(*)Sommelier y docente – robertocolmenarejo@hotmail.com

 

Comentarios

LAS MÁS LEÍDAS