Burbujas diferentes para el brindis

Burbujas diferentes para el brindis

diciembre 19, 2012
Bebidas

 

Nuestro Sommelier recomienda ocho espumosos fuera de lo común para los brindis que se avecinan en estas fiestas.

 

(*) Por Roberto Colmenarejo


“Mientras que vinos espumosos vierte, nuestra antigua amistad, en este día, y con alegres brindis se divierte; y en raudales se escapa la armonía; y la insaciable gula se despierta; y va de flor en flor la poesía”
(Ignacio Ramírez, escritor y poeta mexicano).

Llegan las fiestas de fin de año y es inevitable hablar de vinos espumosos. No cabe ninguna duda de que las centelleantes burbujas son siempre sinónimo de celebración y alegría, ¿verdad?

Cada vez que los amigos se juntan, la familia se reúne o la pareja se encuentra, los cristales se chocan, los “chin-chin” se repiten y el brindis no tarda en aparecer, prodigando bendiciones y buenos deseos para todos.

Argentina es un destacado productor y consumidor de estos vinos, siendo el más importante de Latinoamérica. Existen en nuestro país una decena de marcas de larga tradición y merecido prestigio en la elaboración de estos productos, que no requieren ni siquiera mención pues son casi sinónimos de la categoría: Chandon, Baron B, Mumm, Navarro Correas, Nieto Senetiner, Norton, Toso, Federico de Alvear, Rosell Boher, etc..

Sin embargo, en esta última nota del año quiero hablarles sobre algunas “burbujas diferentes”. Diferentes por su método de elaboración, por los cepajes utilizados, por su estilo o por su origen. Éstas abren el espectro de opciones para los bebedores inquietos. Si se animan a un brindis realmente distinto, aquí ocho vinos peculiares que vale la pena probar: 
 
. Santa Florentina Brut de Torrontés ($38): Este espumoso existe hace años y se despacha en grandes cantidades al extranjero, pero pasa casi desapercibido para la generalidad de los consumidores locales. Un producto sumamente original y de calidad destacada, elaborado por la Cooperativa La Riojana (uno de los mayores productores y exportadores nacionales, que trabaja con más de 700 pequeños viticultores de la provincia). Está vinificado por el método charmat con uvas torrontés riojanas, dando como resultado un vino efervescente muy fresco y de indudable tipicidad varietal (uvas frescas, pétalos de rosas, cítricos). En la boca es sencillo y efectivo, con acidez adecuada y las burbujas justas. ¿Qué más se le puede pedir a este espumoso verdaderamente único y de precio tan acomodado? 

. Trapiche Demi Sec ($56): Los espumosos semi-dulces no tienen “buena prensa” en nuestro país, quizás por que históricamente fueron productos que nunca se destacaron por su calidad. No obstante, cuando uno prueba un demi-sec bien elaborado como este de Trapiche descubre una  bebida muy versátil para disfrutar en diferentes ocasiones. Este vino efervescente tiene aromas y sabores frescos y frutados, suave dulzor -bien balanceado por la acidez- y burbujas medianas. Sirve muy bien como aperitivo o incluso para acompañar alguna comida veraniega liviana.  

. Lorca Fantasía Extra Brut ($60): Otro producto quizás poco conocido, pero que hace las delicias de quienes lo descubren por primera vez. Un “blanc de blancs” -espumoso elaborado exclusivamente con uvas blancas, en este caso chardonnay y chenin-, bien juvenil y refrescante. Su nariz exhibe aromas de frutas blancas maduras, con suaves toques herbáceos y de levadura; en la boca es liviano, de burbujas medianas y delicada acidez, con una grata permanencia. Un espumoso para comprar de a cajas, pues tiene un costo muy lógico por su calidad.

. Las Perdices Sweety ($65): Si los brindis de fin de año vienen por el lado de los vinos dulces, aquí hay un producto que no puede faltar en la mesa. Un espumoso moderno y “entrador”, elaborado con un corte de uvas torrontés, viognier y sauvignon blanc. De aromática seductora (uvas frescas, cítricos y pinceladas herbales); tiene una boca muy golosa pero que no empalaga gracias a un pequeño amargor final -tan propio de la uva torrontés- que balancea el conjunto. ¡Una simpática novedad para cerrar el año con dulzura!

. Ventania Extra Brut ($80): ¿Quién hubiera pensado hace un par de años en un vino espumoso elaborado en Buenos Aires? Quizás nadie hasta que la bodega Saldungaray lo hizo posible, logrando un producto muy interesante. Un vino burbujeante elaborado por método tradicional, con uvas chardonnay y pinot noir cosechadas en la región bonaerense de Sierra de la Ventana. El resultado es una bebida de buena complejidad aromática apoyada principalmente en las notas de frutos secos (nueces, avellanas), con algunos trazos frutales frescos (manzana, pera). Al llevarlo a la boca es simple, con la acidez justa y una persistencia agradable pero algo breve. Quizás el valor de mercado sea algo elevado, pero creo que vale la pena “bancar” a las regiones emergentes, pues ellas amplían el abanico de posibilidades para los enófilos. ¿No les parece?

. Vicentín Rosado de Malbec Brut 2010 ($87): Este espumoso aún no ha llegado a Córdoba, pero creo que dará que hablar por su acertada relación calidad-precio. Esta elaborado con uvas malbec por el método tradicional, lo que le aporta notable complejidad y estructura, algo poco frecuente en este segmento de precios. Es un rosado con elegante nariz de frutas ácidas, panadería (masa de pan fermentando, brioche) y suaves dejos a frutos secos (almendras tostadas). En la boca tiene paso amable, agradable acidez, burbuja fina y moderada persistencia. Apenas lo veas comprate alguna botella, no te va a decepcionar.   

. Jairalla Oller Extra Brut ($100): No podía faltar un crédito local en esta lista -pues uno tiene su corazoncito cordobés, ¿vio?-, con una primicia absoluta que llega desde Ischilín (en el Noroeste provincial). Un espumoso elaborado pacientemente por Héctor Jairala con uvas chardonnay de su propia finca, utilizando el método tradicional. Esta primera experiencia -de apenas 2.000 botellas- ofrece un bello color dorado, sumado a una sugerente nariz de frutas blancas, toques herbáceos y algo de levadura. En la boca es suave, con burbujas delicadas y acidez refrescante ¡Un producto de notable factura, para empezar a soñar con que Córdoba juegue en la primera división de la vitivinicultura argentina!

. Alma 4 Viognier 2009 ($107): Los productos de Alma 4 son un proyecto “de rebeldía” de cuatro jóvenes mendocinos -entre ellos Sebastián Zuccardi-, que lleva casi una década de vida. Apenas egresados de la facultad, estos nóveles enólogos e ingenieros agrónomos decidieron largarse a elaborar espumosos como les habían enseñado que no se podían hacer. Así empezaron a experimentar con uvas tintas, con cepas no tradicionales, con vinos pasados por madera, largas crianzas sobre lías, etc. Los resultados obtenidos fueron muy originales, como este espumoso elaborado con uvas viognier por el método tradicional –y casi 20 meses sobre borras.  A la vista se presenta de un amarillo pajizo pálido, con perlage mediano y elegante. Su aroma ofrece notas florales, de caramelos de miel y confitura de peras combinados con suaves trazos de crianza sobre lías. Su sabor es fresco, de entrada amable pero paso de boca seco. Acidez algo marcada -sin llegar a molestar-; cuerpo medio y buen balance general ¡Estoy seguro que este te va a sorprender! 

¡Deseo que en estas fiestas no falten en vuestras copas raudales de chispeantes burbujas! ¡Feliz Navidad y un Buen Año 2013 para todos!

(*)Sommelier y docente – robertocolmenarejo@hotmail.com

Podés conseguir los mejores vinos y servicios del Sommelier en Goulu y en Catar SRL.

 

Comentarios

LAS MÁS LEÍDAS