Así fue el Wine Tour con Antucura

Así fue el Wine Tour con Antucura

octubre 1, 2014
Bebidas

 

Nuestro Sommelier cuanta cómo se vivió el último Wine Tour del Sheraton junto a la bodega mendocina del Valle de Uco.

 

(*) Por Roberto Colmenarejo

El pasado jueves 18 de septiembre estuvimos en la reunión mensual del Wine Tour del Hotel Sheraton, degustando los destacados vinos de Bodega Antucura (Valle de Uco). Tuvimos el placer de compartir mesa con Anne-Caroline Biancheri (propietaria), Hervè Chagneau (enólogo), Leandro Rama (gerente de bodega), Lionel Vanoni (jefe de ventas) y todo el equipo comercial de Córdoba.     

La recepción comenzó puntualmente a las 21.30 horas con unos appetizers en forma de “delicias de nuestra casa”, pequeñas preparaciones saladas donde se luce la inspirada cocina comandada por el chef Emiliano Toledo Arévalo (deliciosos los pañuelitos de hojaldre y queso ahumado, adictivos los camarones apanados en pincho caprese). Para acompañar estos aperitivos se sirvió el Barrandica Selection Pinot Noir 2013 ($90), un elegante tinto joven, de cuerpo ligero, aromas frutados y taninos casi imperceptibles. La combinación fue realmente muy placentera, predisponiéndonos para disfrutar de una gran velada.

Luego de una recepción sabiamente acotada, pasamos al salón principal dispuestos a regocijarnos con las delicias gastronómicas que nos tenían preparadas el hotel. Como de costumbre, los panes saborizados fueron una tentación difícil de evitar, así que sucumbimos ante ella de inmediato.

Ya cómodamente sentados, arrancamos con el primer tiempo del menú, que fue un “embutido especiado de cerdo sobre blinis de papa y coleslaw”; un plato original y con un atractivo contraste de sabores entre el picante de la salchicha casera y lo fresco de la ensalada de repollo. Se presentó conjuntamente el Barrandica Selection Malbec 2013 ($90). Otro tinto juvenil y fresco, donde se percibe nítidamente la fruta de gran calidad utilizada, sin ningún artificio del roble. Un vino extremadamente bebible, con aromas florales y frutales maduros, taninos dulces y persistencia media. La armonía propuesta fue acertada, permitiendo que comida y bebida se lucieran cada una con sus mejores atributos.

La cena continuó con un “estofado de cordero en crocante de masa philo, amarena y vegetales de la huerta”, una interesante preparación levemente agridulce, con un lejano recuerdo al pastel de novia típico de nuestro Noroeste. Para escoltar este segundo paso se eligió el Barrandica Selection Cabernet Sauvignon 2013 ($90). Un tinto de buena tipicidad varietal, con aromas de frutas negras, especias y dejos terrosos. Al probarlo es bien sabroso, tiene paso ágil, taninos suaves -a pesar del cepaje- y persistencia media. ¡Otra atinada combinación, donde tanto el plato como el vino se respetaron y realzaron mutuamente!

El plato de fondo fue un “lomo con mollejas acompañado de pastel de humita gratinado”, una propuesta de paciente elaboración, bien al gusto argentino, con la carne vacuna extremadamente tierna y en un correcto punto de cocción, ¡notable preparación! Para este plato de sabores contundentes se eligió un vino acorde, el Antucura Blend Selection 2010 ($150). Un vino tinto de neto perfil bordalés, sumamente armónico y complejo. Su paleta aromática es amplia y seductora, con notas frutales maduras, especiadas -clavo, pimienta- y algo terrosas; soportada por una boca sobria y madura, de paso franco, taninos firmes, acidez balanceada y larga persistencia. Aquí el maridaje funcionó realmente de maravillas, pues las intensidades de plato y vino se acompañaron sin superponerse  ¡Verdaderamente exquisito!

Para refrescar la boca luego de tantos sabores vibrantes -y prepararla para disfrutar del postre- se ofreció un pequeño sorbete de mandarina, jengibre y menta.

Finalmente, el dulce colofón fue un “financiero con café y crema helada de naranja y pisco”. Un petit four clásico de la pastelería francesa, que en esta oportunidad estaba algo duro y deslucido. Se aprovechó el momento cúlmine para presentar la última incorporación de la bodega, su espumoso Cherie Extra Brut ($120). Un producto elaborado por método charmat con uvas pinot noir, de bello color rosado, sabor frutado, refrescante acidez y fino perlage. ¡Un vino burbujeante que invita a tomar varias copas!
 
La cena culminó con los tradicionales sorteos, para que varios de los invitados se fueran con algún regalito extra. Además, Nicolás Costantini (director de Alimentos & Bebidas del hotel) adelantó las actividades previstas para el resto del año.

Cerrando la noche con café y animada charlas de amigos, la velada se estiró hasta casi la una y media de la madrugada. Allí nos fuimos con el placer de haber degustado ricos vinos argentinos, en compañía de rica comida y mejores amigos.

¡Nos vemos el 23 de octubre, en otro nuevo Wine Tour!  

(*)Sommelier y docente – robertocolmenarejo@hotmail.com
Preguntá en Catar SRL y Vinoteca Dvino por estos vinos recomendados.

 

Comentarios

LAS MÁS LEÍDAS