https://www.circuitogastronomico.com/

¡Qué bien se come en El Celta!

Por Yeny Ortega Benavides

¡Qué bien se come en El Celta! Es la expresión que siempre se escucha cuando le comentas a alguien que estuviste en ese lugar. Y es que son años de tradición en una de las mejores cocinas de mariscos de Córdoba, donde siempre vale la pena volver.

El pasado viernes estuvimos allí, sucumbiendo nuevamente ante sus platos, disfrutando de la elegancia del salón y de la cálida atención del personal del lugar.

El restorán está ubicado en barrio Alta Córdoba, frente a la estación de trenes, en la parte baja del Hotel Castelar. Elegido como “Mejor restaurante” en el año 2016, es un lugar que ofrece como especialidad pescados y mariscos, aunque su oferta gastronómica no se agota allí.

La carta es interesante, amplia y variada. La elegancia del salón se traslada a todos los detalles: vestimenta del personal, mantelería, vajilla, cristalería y, por supuesto, la presentación de los platos.

 

Nuestra elección
Los platos de El Celta son generosos, por esa razón (y porque quisimos reservar un lugar para los postres), optamos por ordenar directamente el plato principal: Langostinos a la parmesana ($290).

Son langostinos con salsa blanca, gratinados con queso parmesano y decorados finamente con tomatitos cherry y romero. Un plato de sabores clásicos que sorprende, en este caso, por el sabor y la consistencia de la salsa y el punto de cocción de los langostinos, que encuentran un final perfecto en la crocancia del auténtico parmesano gratinado.

 

Para quienes no son amantes de la comida de mar, hay apartados en la carta reservados para aves, pastas y carnes. Una opción que pudimos degustar, y nos permitimos recomendar, es el Entrecot en salsa de hongos y Malbec, acompañado con  tomates asados gratinados y papas noissetts ($290).

 

La carne se prepara a punto y gusto del comensal. La salsa es la gran protagonista de este plato intenso, que combina a la perfección con la finura de los tomates y es sabor familiar de las papitas crocantes.

Para tomar, elegimos un Emilia Nieto Senetiner Chardonnay – Viognier ($215). De color amarillo con destellos dorados, es un vino de intensidad y acidez equilibradas.  Tiene aroma a manzana, banana y frutos tropicales (típicos del Viognier). Es un vino fresco, suave, dulce y de buen final, ideal para acompañar pescados, frutos de mar o comidas étnicas.

 

El momento dulce
La oferta de postres es amplia y va desde lo más elaborado (como un volcán de chocolate o una Crem Brulé), hasta el clásico flan con dulce de leche o crema. Pero si se trata de probar de todo un poco, resulta ideal la opción de la degustación de postres para compartir ($178).

 

La fuente tiene cheese cake con frutos rojos, brownie de chocolate, tiramisú, mousse de naranjas con salsa inglesa, y tocinillo del cielo (un postre elaborado a base de yema de huevo caramelizada y azúcar, compacto y de color intenso). La degustación deja satisfecho a cualquier amante de los postres. Es abundante,  para compartir entre tres, e incluso, cuatro personas.

Platos especiales
El Celta  también es famoso por su cochinillo (elaborado al mejor estilo segoviano) y su cabrito al horno. Se sirven enteros, acompañados de papas al estilo español y se cortan con un plato, en un ritual que se roba las miradas de todos los comensales presentes en el lugar. Estos platos, que son para 4 a 6 personas, deben ser encargados con tres horas de anticipación.

 

Beneficios Club Circuito Gastronómico
Para cerrar con broche de oro, El Celta  invita a los miembros de Circuito Gastronómico un espumante de Nieto Senetiner de 187cc (para beber en el lugar o llevar), o un café o té por tarjeta.

El Celta 
Jerónimo Luis de Cabrera 269, Alta Córdoba.
Abierto de lunes a lunes, mediodía y noche. (Domingos a la noche cerrado).
Teléfono (0351) 473-0111,  473-9401 y 471-7077
Info: [email protected]

 

ÚLTIMAS NOTICIAS

Scroll al inicio