https://www.circuitogastronomico.com/

Pasaron las “Catas del Pingüino” en Bullanga Milanga y todo fue una fiesta

Por Valentina Livolsi (*)

Bajo el concepto de que “el vino no tiene que ser tan sofisticado”, todos los miércoles de agosto los reyes del sánguche de milanesa tucumana junto a una bodega boutique de Córdoba, ofrecieron a sus invitados un cóctel descontracturado y pensado para disfrutar de este maridaje disruptivo, pero que se las trae.

Bullanga Milanga

Ubicado en la esquina de Belgrano y Caseros, en pleno centro de la ciudad, Bullanga es como viajar en el tiempo. Y en el espacio. A ver si me explico: Su concepto de bodegón, el tango sonando, los sifones de soda –de vidrio sino no vale– la barra, las banquetas. Hay algo histórico, como si de pronto entre bocado y bocado Julio Sosa chiflase y pidiera una tabla de picada Bullanga. Pero no. Es bien contemporáneo, palpable, saboreable.

Es que estos sánguches son todo lo que está bien entre dos panes. Opción de carne, pollo, veggie, vegan. Siempre con papas y la magia culinaria de todo el team. Fueron asesorados desde sus comienzos por Andrés Chaijale y Julián Espinosa, quienes de maravillas acompañan a este proyecto que se inició allá por 2017, pero no abrió sus puertas hasta febrero de 2019. El local está emplazado en un edificio patrimonial… guiños, guiños y más guiños.

La picada milanesera.

La premisa de Bullanga: insistir en que la alegría se encuentra en lo simple.

Nadim Richa es el creador de la marca pero también es publicista, tucumano en carne y tonada, es servicial y extremadamente divertido. Apasionadísimo por el sánguche de milanesa de su Tucumán natal, que tanto extrañaba. Y lo quiso tener cerca. Y sí, lo logró.

Bodega Tierra de Hermanos

Para entender el presente de estos vinos, es necesario remontarnos hasta 1984 –no hablo de la novela de Orwel– sino al año en que se fundaba, en la localidad cordobesa de Villa del Rosario la bodega y viñedos Don Ernesto, fundada por una tradicional familia del lugar, Lucchesi. Sus orígenes se remontan a La Toscana, en Italia.

A comienzos de 2021, esta histórica bodega fue adquirida por la familia Marchisone, estos oriundos de Luque, otra ciudad del interior cordobés. Si bien se dedican hace muchos años al mundo de la construcción, se sumaron a este camino vitivinícola buscando llevar este proyecto a su reconocimiento por la calidad y autenticidad que los caracteriza.

Algunos de los vinos.

Además, contribuyen a brindar posibilidad de crecimiento a toda la comunidad que habitan. Fueron parte de la primera noche y quedaron encantados. También contamos con la presencia de Lilia, gerenta de la bodega y profesional de la hostia.

Nace así Tierra de Hermanos, vinos con identidad cordobesa y fusionados con una bodega boutique de Mendoza, lugar de donde provienen las mejores uvas para su variado portfolio (Maipú, Luján de Cuyo, Ugarteche, Valle de Uco).

Ciclo “La Cata del pingüino”

Tal como se adelantó, estas catas fueron pensadas para fusionar algo que podría sonar loco o poco sofisticado, peeeero ese fue el disparador. Desacartonar un poco el mundo del vino, que no tiene por qué estar tan encorsetado. Al menos ya no a estas alturas. O al menos no para estos dos equipos que se fusionaron y me hicieron ser parte. Qué genial todo.

Cada miércoles de agosto, la misma idea: presentar los vinos, presentar las tablas de picadas de Bullanga y hacer sentir a los invitados como en su casa.

Cada miércoles se invitaron a gastronómicos, influencers de la gastronomía, sommeliers, prensa, amigos de la casa… todos estratégicamente dispuestos para generar un cruce random de personas, charlas y momentos. Sorteos, juegos, preguntas.

Todo relajado, divertido… mi parte favorita: ver las caras cada vez que probaban un vino y algo de lo que incluye la picada. Es verdad que la alegría está en lo simple. Y si pudimos lograr que la encuentren en una esquina preciosa copa en mano, ya ganamos.

Los vinitos

Truco al Rey Malbec: Vino joven, sin contacto con madera. Súper tomable y amable. Ligero, mucha fruta y bien aromático. Las uvas proceden de Maipú y Luján de Cuyo.

Paso de las Tropas Malbec: Este vino ya cuenta con un paso por barrica de roble de unos tres meses, de interesante nariz donde se perciben notas a especias, hierbas, frutas rojas. Equilibrado y de buen cuerpo.

El nombre nace por ser un lugar histórico de Villa del Rosario, siendo en 1819 cuando el General Manuel Belgrano radicó el campamento de su Ejército del Norte de regreso del Alto Perú. La zona era el cruce del Río Xanaes en el camino que unía el puerto de Buenos Aires con el Alto Perú, punto estratégico regional.

Más que Hermanos Blend: Este blend se presenta mucho más complejo dada su composición de 50% Malbec 30% Cabernet Sauvignon y un 20% Merlot. Pasa 12 meses de crianza en barricas francesas y americanas, dando como resultado notas a mermeladas, higos pasa, vainilla y café. Gran personalidad y cuerpo.

Nuestra Ame Blanco Dulce: De uvas Sauvignon Blanc, en nariz destacan las frutas de hueso y ananá. Buen equilibrio entre acidez y dulzura.

Vale aclarar que el portfolio no queda acá y hay mucho más para descubrir, pero decidimos darles el beneficio de la duda y que si gustan e interesan, sigan probando las etiquetas.

(*) Sommelier

ÚLTIMAS NOTICIAS

Scroll al inicio