La ONU destacó el salame de Caroya

La ONU destacó el salame de Caroya

abril 8, 2014
Noticias Generales

 

La FAO incluyó al tradicional producto de Colonia Caroya en un trabajo sobre calidad y desarrollo. 

 

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) publicó recientemente un trabajo en el que se exponen cuatro casos pilotos de producciones regionales que, al estar vinculadas a procesos de calidad en origen, potencian las posibilidades de desarrollo económico. Entre estos casos destacó, nada más y nada menos, que al salame típico de Colonia Caroya.

A Colonia Caroya la publicación le sirve, especialmente, porque destaca las potencialidades del negocio, sobre todo cuando enumera la mano de obra directa que genera, el volumen negociable por año, y el resultado económico que arroja esa operación.

Ya en el año 2012, 29 productores generaban 150 puestos de trabajo directos, vendían 750 toneladas de salame y facturaban 43 millones de pesos. Lo que pone de relieve el trabajo es que a partir de la obtención del sello de calidad nacional de Identificación Geográfica (IG), las posibilidades de mayor desarrollo de esa porción de la economía regional se potencian.

El salame típico de Colonia Caroya es el primer alimento en Argentina que obtuvo el sello de Indicación Geográfica (IG), tras la evaluación a que lo sometió la Comisión Nacional Asesora de Indicaciones Geográficas (IG) y Denominación de Origen (DO) de productos agrícolas y alimentarios del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, en noviembre del año pasado.

Volviendo al documento, el nudo de su planteo comienza cuando señala: “La diferenciación de la calidad de los productos agrícolas y alimenticios es una oportunidad para los productores de agregar valor y encontrar nuevos nichos de mercado a fin de responder a las demandas de los consumidores que valorizan esos atributos de los productos. Una de las formas de diferenciación se basa en las características asociadas con el origen de los productos –recursos naturales como los genéticos, los saberes locales y las tradiciones– que les confieren una reputación y un reconocimiento en los mercados y se pueden valorizar y proteger mediante una Indicación Geográfica (IG) o una Denominación de Origen (DO)”.

Sobre el salame en sí, referencia el trabajo de la FAO: “La tipicidad del producto se basa fundamentalmente en el saber hacer de los productores locales, principalmente en la elección de las materias primas (con características no específicas), el conocimiento de la receta (sus ingredientes) y los saberes movilizados en los procesos de la mezcla, el embutido y atado, la maduración y la degustación. Una de las etapas más complejas y determinantes del perfil sensorial del salame caroyense es su definición durante la etapa de maduración”. Y añade: “El salame de Caroya es, dentro de los productos de su tipo, uno de los que goza de mayor renombre en toda Argentina y por ello es objeto de usurpación de imagen en los grandes centros urbanos del país. Es un producto particular, ya que resulta de una receta única –aunque con variables en la zona–, compartida por todos los productores, con un fuerte arraigo cultural”.


 

Comentarios

LAS MÁS LEÍDAS