Tannat, vinos potentes y bravos

junio 13, 2012
Bebidas

 

Nuestro Sommelier nos habla hoy de la uva tinta tannat, una variedad que de a poco va ganando terreno en nuestro país. Como siempre, deja recomendaciones.

 

(*) Por Roberto Colmenarejo


Si hay un cepaje de uva tinta que nos hace pensar inmediatamente en vinos potentes y bravos, sin lugar a dudas esa es la tannat. Originaria de la región del Madiran (en el sudoeste de Francia), ya desde su nombre nos advierte que vamos a encontrar un caldo recio y astringente.

En nuestro país esta variedad está ganando terreno poco a poco. Se ha aclimatado bien a las zonas cálidas y desérticas del Noroeste, donde hay unas 575 hectáreas plantadas.

Los productos vinificados con uvas tannat suelen presentar colores de gran intensidad; sus aromas y sabores son frutales, maduros, balsámicos (anís, resina)  y empireumáticos (cuero, humo, caucho). En la boca son vinos briosos, estructurados y de considerable carga tánica. Además de vinificarse como varietal, esta uva es también muy utilizada en vinos de corte -blends- por aportar buen color, firme estructura y profundidad de aromas/sabores.  

Para los que gustan de los vinos enérgicos, les sugiero preparar una comida suculenta y degustar alguno de los productos de esta selección:

. Callia Alta Tannat 2009 ($39): Un tannat sanjuanino “entry-level”, para empezar a descubrir esta cepa tinta. Sus aromas son frutales confitados (orejones de ciruela, pasas de uva) y algo herbáceos. La boca repite las sensaciones frutadas, con paso amable, cuerpo ligero y taninos ligeramente perceptibles. Un vino directo y simple, bueno para estos días fríos acompañando un guiso de lentejas o una polenta con pomarola.     

. Algarrobo Grande Selección de Varietales Tannat 2009 ($49): Un tannat mendocino algo rústico, pero de marcada tipicidad. Posee aromas empireumáticos intensos (goma, humo) que delatan el varietal, sumados a un perfil frutal maduro. En la boca entra seco, duro, potente y con taninos muy presentes, acompañando una persistencia media. Un vino bien “power”, ideal para escoltar achuras asadas (molleja, morcilla, chinchulín).   

. Don David Tannat 2010 ($50): Un tannat salteño con todas las letras, quizás uno de los mejores exponentes nacionales del cepaje en un segmento de precio aún accesible. Elaborado por la tradicional bodega El Esteco (Cafayate), tiene todo lo que se espera del cepaje. Sus aromas remiten a las frutas rojas en mermeladas (cassis, moras), sumados a trazos especiados y terrosos. En boca es un vino seco, bien balanceado, de paso ágil y boca agradable; los taninos se sienten -pero no son secantes- y sostienen una larga persistencia. ¡Un gran tinto nacional, para lucirse en mesa de amigos maridándolo con carnes a la parrilla!    

. Fin Tannat 2007 ($120): ¿Quién hubiera pensado degustar un tannat de la Patagonia? Pues sí, la Bodega del Fin del Mundo lo ha hecho posible. De una pequeña parcela experimental -y con un rendimiento muy acotado, que no supera los 5.100 kg- se elabora este vino particular. Al degustarlo a ciegas cuesta decir que es un tannat (seguramente porque tenemos en mente el estilo de los vinos del norte, terrosos y empireumáticos), pero el producto está muy bien. Tiene aromas frutados, frescos y algo balsámicos, que dan paso a una boca sabrosa, de taninos moderados y buena persistencia. Vale la experiencia de probar un vino diferente, aunque el precio del producto es algo elevado.

. Laborum Tannat 2007 ($135): Un tannat señorial, enjundioso pero muy elegante. Elaborado en Salta por la bodega El Porvenir de los Andes, este vino muestra toda la potencia indómita de la cepa, sabiamente “amansada” por la crianza en barricas de roble. En la nariz posee una gran complejidad aromática, con aromas que se despliegan entre lo frutal (guindas, arándanos), especiado (clavo, vainilla), suavemente ahumado y hasta algo mineral. En la boca es un vino pleno, de entrada amable pero que da lugar rápidamente a un vino voluminoso e intenso. Al paladearlo mantiene el perfil frutado y se percibe nítidamente el paso por barricas -aunque sin opacar la vivacidad del vino-, con los taninos firmes -pero muy pulidos por el paso del tiempo- y una larguísima persistencia. A mi leal saber y entender, el mejor producto elaborado con este cepaje en Argentina. ¡Lo imagino prestigiando un cordero asado a la llama y se me hace agua la boca!



(*)Sommelier y docente – robertocolmenarejo@hotmail.com

Podés conseguir estos vinos y servicios en Goulu y en Catar SRL.

 

Comentarios

LAS MÁS LEÍDAS