Siete vinos para marcar la diferencia

Siete vinos para marcar la diferencia

octubre 18, 2011
Bebidas

 

Estos son los vinos que tenés que probar para “chapear de conocedor” con tus amigos. Pequeñas joyitas enológicas...

 

(*) Por Roberto Colmenarejo

En un mercado dominado por las marcas clásicas y las variedades tradicionales, los enófilos más apasionados siempre buscan novedades o productos poco conocidos para sorprender a sus amistades. Nada más divertido que “caer” a la reunión de amigos del viernes con una botellita “rara” y dejar boquiabierto a todos.

Con esto no quiero decir que haya que renegar de las bodegas grandes y bien conocidas, ni de un buen malbec mendocino o un fresco torrontés salteño; solamente digo que a veces es interesante ir un poco más allá y descubrir pequeñas joyitas enológicas.

Si quieren degustar algunas primicias, acá les dejo más de media docena para investigar:  

1.  Aurelio Malbec 2011 ($25): Un malbec de Colonia Caroya elaborado de manera casi artesanal por Miguel Angel Patat. Un vino de aromas limpios y frutados, con una boca directa y muy agradable. Es ligero y fácil de tomar; además tiene el plus de ser “local”. ¿Cómo no lo vas a probar? 

2.  Huzep Don Alberto Cordisco S/A ($38): Un vino diferente por donde se lo mire. No es una novedad, pues hay varias cosechas en el mercado, pero no siempre es fácil de encontrar. Es el único varietal que se elabora en Argentina con la uva italiana cordisco (también  conocida allí como montepulciano). Lo hace Don Juan Graffigna del Bono en su pequeña bodega de San Juan. En nariz es un vino de aromas a frutas cocidas y mermeladas; mientras que en la boca es sabroso, fluido, de cuerpo medio y taninos moderados. Es realmente rico e invita a seguir bebiendo. Recomiendo investigarlo. 

3. Cecchin Graciana 2007 ($40): Otro vino realmente fuera de lo común. Está elaborado con la uva española graciana (casi extinta en nuestro país), proveniente de un viñedo de más de 50 años que ha pertenecido a la familia Cecchin durante tres generaciones. Tanto el viñedo como la bodega están certificados además para la producción orgánica. Este vino es ligero, de buena acidez y con aromas entre frutales y especiados. En boca es armónico, los taninos son suaves y la persistencia es media. Es saludable, diferente y rico… ¿Qué más se puede pedir?

4. Melodía Bonarda 2009 ($50): Un vino de autor, elaborado en Mendoza por el enólogo Jorge Benítes. Es un tinto intenso y bien armado, con excelente tipicidad varietal. La nariz nos envuelve en notas de frutas maduras, especias y vainilla. La boca es voluminosa y de perfil goloso, repitiéndose las notas frutales; posee taninos firmes y larga persistencia. Un vino seductor, que pide ser decantado un rato antes de beberlo. ¡Búsquenlo porque realmente vale la pena!

5. Zorzal Field Blend 2009 ($90): Otro vino de autor que “se las trae”. Elaborado por los hermanos Juan Pablo y Matías Michelini en la zona alta de Gualtallary (Valle de Uco, Mendoza), es un clásico corte de Cabernet Sauvignon y Malbec que fue co-fermentado (una práctica poco habitual en nuestro país, que implica vinificar ambas uvas juntas). El resultado es un vino diferente y seductor; de color muy intenso y aromas algo salvajes (que se dirimen entre lo frutal y lo herbáceo, con un fondito mineral muy atractivo). En boca es gustoso y de estructura media; tiene la frescura típica de los vinos de zonas altas y los taninos bastante amalgamados. Es un vino que está listo para tomar ahora, pero que también puede guardarse un par de años más para ver su evolución en botella. Para quienes aman la novedad, este es un vino casi obligatorio.  
 
6. RD 2010 ($100): Un tinto de gran personalidad, como la del hombre que lo vinifica en las alturas de Tacuil (Valles Calchaquíes). Un vino de autor elaborado por Don Raúl Dávalos, patriarca de la enología salteña y propietario de algunos de los viñedos más altos del planeta. El producto en cuestión es un vino sumamente brioso y estructurado, negro como el petróleo, de aromas especiados y minerales (bien propios del terruño norteño) y boca potente. Es un vino interesante y gustará a los paladares acostumbrados a la fuerza de los vinos salteños. También es bueno decantarlo un rato antes de beberlo, para acomodar su estructura y ablandar un poco su intensa boca. Si se le animan, ¡éntrenle nomás!

7. Atamisque Assamblage 2007 ($190): Un vino tinto con mayúsculas. Es quizás uno de los caldos de alta gama menos conocidos del mercado, por eso puede conseguirse aún a muy buen precio. Elaborado en el Valle de Uco por la bodega homónima, combina lo mejor de nuestros viñedos con el expertise francés de sus elaboradores. Un blend de Malbec, Cabernet Sauvignon y Merlot, criado durante un año en barricas francesas nuevas y estibado luego en botella otro tanto antes de salir al mercado. El resultado es un tinto compacto y voluminoso, de nariz elegantemente frutal y especiada; con una boca jugosa y de larga persistencia. Se hicieron realmente pocas botellas de este gran vino, así que ¡empezá a rastrearlo!

El mundo del vino es amplio y heterogéneo, gocemos pues de esa enorme diversidad.

(*)Sommelier y docente – robertocolmenarejo@hotmail.com
Podés conseguir estos vinos en Goulu y en Catar SRL.

 

Comentarios

LAS MÁS LEÍDAS