https://www.circuitogastronomico.com/

Semana Gastronómica de Rosario: un recorrido por los sabores de la tierra de Leo Messi y Fito

Esta semana fuimos invitados por el Ente de Turismo de Rosario para vivir la Semana Gastronómica que se realiza en la ciudad santafesina.

Esta es la edición número 11 de este evento que se hace cada año en el mes de mayo y que en esta oportunidad se está desarrollando desde el 14 al 20 de mayo.

Durante esos días, alrededor de 100 establecimientos gastronómicos ofrecen 30% de descuento en platos seleccionados de su carta.

Además, hay una serie de actividades relacionadas a la gastronomía en diferentes puntos de la ciudad: clases de cocina, talleres, vermuteadas, cata de vinos, charlas de alimentación saludable, excursiones por heladerías y más.

Tour gastronómico en Rosario

«Dos días en la vida nunca vienen nada mal», decía Fito en su canción y podemos parafrasearlo diciendo: dos días en Rosario nunca vienen nada mal.

La ciudad de tantas estrellas deportivas y artísticas nos recibió para enseñarnos su costado gastronómico, allí donde brillan otro tipo de estrellas.

Arrancamos en el Hotel Presidente, donde nos hospedamos, que pertenece a la cadena Solans y que también cuenta con un hotel en Córdoba (Caseros 248).

El restaurante del hotel también participa de la Semana Gastronómica y además, completó los requisitos y adquirió el Sello Cocinar, que es una herramienta que ha sido diseñada teniendo en cuenta la totalidad del proceso gastronómico: desde el momento en el que se recolecta la materia prima, se elabora el producto, deviene en un plato típico de la región y finalmente es servido en la mesa. Dicho reconocimiento será entregado en el cierre de la Semana Gastronómica.

De sus tres platos participantes del evento probamos algo de la materia prima local: boga despinada con salsa criolla y papines. Un plato abundante, con sabores sutiles realzados por la salsita.

El plato del Hotel Presidente.

Excursión del helado

«Los rosarinos amamos el helado», dice Alejandra Mattheus, subsecretaria de Turismo de Rosario y una prueba de ellos es su Fiesta del Helado que se realiza una vez al año y las excursiones que se hicieron durante la Semana Gastronómica.

En los mini bus que hacen el city tour, se llevó a los asistentes que lograron anotarse y abonar un costo de 1000 pesos, a recorrer tres heladerías de la ciudad en diferentes fechas y a probar todos los sabores que deseen.

Nosotros hicimos el circuito por heladerías tradicionales, esas que vienen de generación en generación y están instaladas en el corazón de los rosarinos.

Fuimos a San Remo, los recientes campeones de campeonato nacional del helado y allí probamos dos sabores nuevos: la Scaloneta y Lio. Padre e hija son los creadores de helados innovadores como los de madera, de queso roquefort, de flores y muchos más.

Scaloneta y Lio.

La segunda parada fue en Río, una heladería de instalaciones más modernas pero con larga trayectoria y varias sucursales. Allí fuimos por un sabor frutal pero con un toque de onda: pomelo rosado con espumante.

La última parada fue en Bajo Cero, donde nos recibió uno de los dueños y nos contó que esta tradición viene de sus padres y ahora continúa con él y su hermano. El elegido fue un sabor de la casa: Dulce de leche Bajo Cero con merengues. Una bomba súper dulce y adictiva.

Gastronomía rosarina moderna

Tal como si fuera una materia de una escuela, fuimos también a visitar restaurantes que son una muestra de la gastronomía rosarina moderna.

Club Monaghan, en la nueva y exclusiva zona de Puerto Norte, es un wine bar con barras y sillones para probar vino por copa, nosotros lo acompañamos con un tapeo y una tabla de quesos y fiambres. También aprovechamos para visitar la enorme cava.

En esa misma línea, pero sobre el conocido boulevard Oroño, está Negroni, un restaurante con decoración estilo neoyorquina y toques gourmet en sus platos. Allí pedimos el menú de la Semana Gastronómica: falafel y croquetas de salmón.

Los platos de Negroni.

Vermuteada y cata de vinos

Para ir despidiéndonos de Rosario, presenciamos dos mega eventos: una cata de vinos y un taller de vermú para 200 personas, todo gratis.

La cata fue de los vinos creados por una pareja de rosarinos, pero que instalaron su bodega en Victoria, Entre Ríos. Se llama Borde de Río y probamos un Malbec, un Cabernet Franc y un Cabernet Sauvignon. Mientras un representante de la bodega nos contaba sobre la historia de sus vinos y la finca.

Para cerrar la jornada, llegó el turno del vermú, una bebida muy popular en Rosario más que nada. «Es la ciudad que más consume este tipo de bebida», dice Matías Dana representante de Vermú Belgrano y unos de los oradores de la charla.

Escenas de la vermuteada.

También estuvieron representantes de los vermú La Charla, Pocimario y Pichincha, la bebida creada por Matías Jurisich que acaba de ser elegido en Inglaterra como el mejor vermú semi dulce.

Así, entre medidas, mezclas, los asistentes fueron descubriendo cómo combinar esta bebida con otras mientras iban probando y acompañando con una picada.

Cierre de lujo para dos jornadas repletas de sabores. Y una invitación abierta a visitar la ciudad de Messi y Fito que tiene mucho para ofrecer.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Scroll al inicio