https://www.circuitogastronomico.com/

Seis Torrontés para beber en primavera

(*) Por Roberto Colmenarejo

Hacía bastante que no consagraba una nota completa al Torrontés, nuestra uva blanca “de bandera” y un cepaje que me fascina, pero que por alguna razón tenía medio olvidado. Afortunadamente, en las últimas semanas pude degustar algunos lanzamientos muy interesantes, además de nuevas añadas de algunos Torrontés históricos, lo que me dio el pie justo para escribir este texto.

Sin dudas la estación que estamos comenzando es ideal para disfrutar de esta fragante variedad blanca. Sólo recomiendo comprar etiquetas jóvenes (idealmente de la cosecha 2015, a lo sumo 2014), refrescarlas bien (sin helarlas) y disfrutarlas con amigos.

Si aceptan mis sugerencias, aquí les propongo seis torrontés para beber en primavera:    

75 Vendimias Torrontés 2015 ($62): Una novedosa línea de vinos de Cooperativa La Riojana, homenajeando los 75 años de la firma y su fuerte compromiso con las 500 familias que trabajan ligadas a ella. Un blanco de trago amable, de esos que “bajan rápido” en la mesa. Ofrece aromas de buena tipicidad, con características notas florales y cítricas; al probarlo se lo descubre delgado, de paso veloz, con vibrante acidez y persistencia media. Buen vino para todos los días, con notable relación precio-calidad. 

Don Javier Blanco Casero S/A ($70+envio): Un vino blanco muy atractivo ya desde su fase visual, con una bella tonalidad amarillo-verdosa absolutamente vivaz y límpida. Al llevarlo a la nariz sorprende con prístinos aromas florales, melosos, cítricos e incluso tropicales. En la boca se muestra ligero, sabroso y de paso franco, repite sensaciones frutales nítidas, con alcohol moderado, refrescante acidez y una grata permanencia. Elaborado en pequeña escala por Luis “Rolo” Díaz con racimos de Torrontés de su pequeña finca tucumana, este producto casero sorprende por su altísima calidad. Seguramente llegará en breve a las góndolas locales, pero hoy ya puede comprarse directamente al productor a través de Facebook (Altos La Ciénaga). ¡Excelente blanco para maridar con un surtido de piezas de sushi!

Kamak Torrontés 2014 ($100): Otra linda primicia, en este caso proveniente de la zona de Tinogasta (Catamarca). Un torrontés juvenil, sencillo y vivaz, producido por la novel Bodega Viñas del Abaucan. Exhibe una paleta aromática marcadamente cítrica, complementada con algunos trazos herbáceos y minerales. De cuerpo medio y paso ágil, ofrece una boca de sabor alimonado, con correcta acidez, leve amargor final y moderada persistencia. Un torrontés original, perfecto para servir con un pollo al disco.

Coquena Torrontés 2015 ($105): Un exquisito Torrontés proveniente de la zona de Tolombón (Salta), vinificado por la experimentada mano del enólogo Marcos Etchart.  Es el vino “entry-level” de la prestigiosa Bodega Yacochuya, que aún así no tiene nada que envidiarle a sus gamas superiores. Un blanco de soberbia tipicidad varietal, con todos los bríos que imprime el árido terruño calchaquí. Regala una nariz perfumada y compleja, donde se combinan aromas de flores (azahares, rosas), frutas (uvas frescas) y hierbas aromáticas (tomillo, orégano). En la boca es voluminoso y pleno, de paso franco, redunda en sensaciones florales, con acertada acidez, agradable amargor final y larga permanencia. ¡Compañero ideal para unas buenas empanadas salteñas!       

Siete Vacas Torrontés Dulce Natural S/A ($81): La provincia de Tucumán hace doblete en esta selección, sumando aquí un delicioso vino dulce natural realizado con uvas Torrontés de cosecha tardía. Un blanco de intenso color amarillo, con atractivos reflejos dorados. Hace gala de una nariz muy seductora, con nítidos recuerdos de miel, membrillos y pasas de uva que se apoyan en una boca madura y untuosa, con dulzor moderado, fresca acidez y agradable persistencia. Para hacerse un festín, escoltando dulzuras norteñas como alfeñiques, turrones, colaciones o alfajores.     

Deseado Espumoso Dulce Natural S/A ($134): Cerramos con un clásico de la bodega patagónica Familia Schroeder, óptimo para quienes disfrutan de las burbujas suaves y golosas. Un espumoso blanco obtenido por el método Charmat -segunda fermentación en tanques-, utilizando una cuidada selección de uvas Torrontés cosechadas en San Patricio del Chañar (Neuquén). Un vino burbujeante de nariz sutil, donde asoman reminiscencias florales (jazmines) y de frutas de pepita (peras, manzanas). Al degustarlo tiene sabor afrutado, con dulzor delicado y bien balanceado con la acidez, burbujas pequeñas y agradable post-gusto. Genial para servir junto a tartas o postres frutales.

Y ustedes, ¿tienen su torrontés preferido?    

Preguntá por estos y muchos vinos más en Catar SRL, Dock de Vinos, León Blanco y Vinoteca Dvino.

(*) Sommelier y docente – [email protected]

ÚLTIMAS NOTICIAS

Scroll al inicio