https://www.circuitogastronomico.com/

Raclag y Laguna, dos quesos para enamorarse de Pré Vert

La costumbre de consumir el queso fundido proviene de Europa y de muy lejos en el tiempo, probablemente del Siglo XVI o antes. Pero el resultado es tan delicioso que los pueblos queseros siguen emulando esa costumbre de los pastores, que sometían el producto al fuego. 

Si hablamos de queso fundido, quizás pienses en una fondue. Pero para las temporadas con menos frío, los suizos optan por la raclette, un plato que se hace con el queso del  mismo nombre y que consiste en calentar el queso sobre una plancha o racletera, para rasparlo y servir sobre papas cocidas, otros vegetales o embutidos. 

Raclette hecha en Córdoba

Para disfrutar de este placer, no hace falta cruzar el charco ni pagar un producto en Euros. Pré Vert, la fábrica de quesos finos de la localidad de La Laguna (44 kilómetros al sur de Villa María) que es orgullo de la producción cordobesa, fabrica su propia versión de ese queso, Raclag, casi desde su fundación, hace 27 años. 

Raclag.

Y los clientes de la caja La Gurmet podrán probarlo en cuñas de 250 gramos, junto a la delicada selección de productos premium que llega este mes (19 y 20 de enero).

“Se fabrica a partir de leche de vaca pasteurizada con forma de piezas cilíndricas que pesan aproximadamente 5 kilos. La pasta es de color marfil a amarillo claro, apta para el corte y para fundir.  El Raclag puede consumirse a partir de los 45 días pero, mientras más maduro, su suave gusto se acentúa”, dice Fabiana Sanz, encargada de comunicación de Pré Vert y miembro de la familia propietaria. 

Para quien quiera consumirlo de una forma más tradicional, es un ingrediente ideal para combinar y contrastar con otros quesos, fiambres, aportando su delicada cremosidad.

Con denominación de origen

Famosa por sus Brie y Camemberts, Pré Vert también hace otros quesos de inspiración europea como el Morbier y el Raclag, pero su lanzamiento más reciente y original es un queso duro bautizado con el nombre de su localidad de origen –Laguna– un punto en el mapa que según últimos datos disponibles cuenta con no más de 1.500 habitantes. 

“El Laguna es un queso de baja humedad que pesa aproximadamente 2 kg. Con un periodo de maduración de 3 meses (aunque es ideal dejarlo de 6 a 12 meses)”, cuenta Fabiana Sanz. 

“Con su delgada corteza, entre amarilla y marrón clara; enmarca una pasta clara, dura y lisa. Este queso, con mayores tiempos de maduración es ideal para rallar ya que cuenta con un aroma muy rico y con sabor dulce, especiado y picante. Según los períodos de maduración, el sabor y la consistencia del queso Laguna cambian. Es fresco, suave y delicado, cuando más refinado y los sabores son más decisivos”, agrega.

Queso Laguna.

¿Recomendación para la picada? 

«Se lo puede acompañar con frutas como uvas, kiwis o bien con aceitunas o frutos secos«, dice Fabiana. 

Nota del editor: Si querés probar el Raclag o el Laguna, ordená hoy mismo tu caja La Gurmet en nuestra tienda www.circuitogastronomico.com/tienda o por WhatsApp al 351 636 6061 (link: https://wa.me/3516366061)

ÚLTIMAS NOTICIAS

Scroll al inicio