Más allá del vino: El gin cordobés que tomó vuelo y llegó también a #LaGurmet.

Más allá del vino: El gin cordobés que tomó vuelo y llegó también a #LaGurmet.

abril 17, 2022
Noticias Generales

 

La sommelier Valentina Livolsi nos acerca una nueva propuesta nacida en el interior de la provincia que poco a poco se va haciendo notar. En la columna de hoy, una entrevista a los creadores del Gin La Mignon.

 

Entrevistar, preguntar, ahondar en las historias.. Es de mis partes favoritas al escribir. Escuchar es vivenciar. Dejarlo por escrito, es mi forma de no olvidar ningún detalle. Les comparto entonces, todos los recovecos de un proyecto que nació entre amigos y hoy está llegando a sus hogares.

  • ¿Podrían contarme un poco de su niñez y adolescencia? 

Franco (F): Nací en Franck, un pequeño pueblo en el centro de la provincia de Santa Fe. De chico siempre estuve conectado con la industria y el campo, ya que mis abuelos tenían una fábrica de quesos y mis padres eran empleados de una empresa láctea. Durante mi adolescencia estudié en una escuela técnica láctea y vivía la mayor parte del tiempo en el club practicando deportes con amigos, también corría en karting que siempre fue lo que más me gustó hacer.
Guido (G): Nací y pasé mi niñez y adolescencia en Río Tercero (Córdoba), vengo de una familia de deportistas muy ligados al tenis, así que apenas pude sostener una raqueta comencé a tomar clases en el Club 9 de Julio, donde forjé amistades que sostengo en la actualidad. Parte de mi adolescencia se combinó entre el tenis de alta competencia y el colegio, etapa en la que aprendí a tomar decisiones, entender de sacrificios y prioridades. Creo que el hecho de viajar y manejarme solo por los torneos me dio conducta y una actitud de ir siempre para adelante, de buscar y perseguir objetivos y sueños.

  • ¿Cómo fue su paso por la universidad? ¿Alguna vez pensaron en que tendrían este “hobby”?

F: Estudié ingeniería industrial en la Facultad de Ingeniería Química de Santa Fe, durante la carrera siempre tuve ideas de hacer algún emprendimiento, pero me quedaba solo en la idea.

G: Estudié y me recibí de Arquitecto, para poder hacer la carrera me fui con 18 años a vivir a Córdoba Capital. Mi tiempo en la facu fue maravilloso, fue mi primer contacto con el diseño, los colores, los detalles… Los años en la universidad me enseñaron, principalmente, que cada proceso, por más mínimo y simple que parezca, lleva su tiempo. 

En los años de facultad no pensé que tendría una destilería, pero sí sabía que la arquitectura me podía llevar por diferentes caminos, la creación y el diseño te dan posibilidades que no imaginas. Soy una persona multifacética, necesito hacer diferentes cosas en el día, evitar la rutina. Creo que este conjunto de factores me permite transitar esta ruta. 

  • ¿Y cómo surge la iniciativa? ¿Fue algo en conjunto? 

F: La iniciativa fue después de un viaje a Europa en el que conocí un bar que tenía una micro destilería y hacían gin, así que cuando volví me puse a investigar con un amigo de mi pueblo (Matias) para ver cómo era el proceso para hacer gin. Investigamos mucho en foros y armamos nuestro primer alambique que era un viejo autoclave de cobre que se usaba en el laboratorio de la fábrica de quesos de mis abuelos y un condensador a contra corriente que lo fabricamos nosotros.

Al principio comenzamos destilando en el campo de mi familia probando recetas y después lo traje a Río Tercero para destilar en mi departamento. Todo lo que se hacía era solo para tomar con amigos.

Durante la pandemia surgió la idea junto con Guido de empezar a destilar a mayor escala y formamos La Mignon, la primera destilería de Río Tercero, durante la primera etapa diseñamos y fabricamos el nuevo alambique y comenzamos las pruebas con distintas recetas hasta llegar a lo que buscábamos.
G: Empezamos destilando en un local que tenía mi familia, todo muy casero y en los horarios que nuestros trabajos nos permitían, así que pasamos noches enteras probando distintas fórmulas, con el acompañamiento de amigos y familiares que nos hacían el aguante. Lo que inició como un hobby se fue convirtiendo en un emprendimiento que requería compromiso y dedicación. Así nace La Mignon, en un local de mi abuelo paterno en el corazón de Río Tercero.

  • ¿Por qué Gin y no otro destilado? ¿Qué mística de esta bebida les llamó más la atención? ¿La Mignon? ¿Por qué? Ese dato me interesa.

 Porque es un mercado que venía creciendo desde hace varios años en el mundo y veíamos una oportunidad de negocio.

 Es una bebida que en sí es historia pura, con sus variantes a través de los años, siempre permaneció siendo protagonista, permite jugar con los aromas y sabores, la mística comienza en el momento de la producción y continúa hasta en la preparación del trago. 

F: Es el nombre del campo donde fueron las primeras destilaciones y es el nombre de mi abuela paterna.

G: Cuando Franco me propuso el nombre busqué la definición y lo primero que apareció en el buscador fue La Bonita, creo que no podría tener una denominación más acertada. 

Ahora, lo técnico:

PROCESO DE DESTILADO:

Su proceso es por infusión de vapor, el cual consiste en colocar los botánicos en una cesta entre el alambique y el condensador, para que el vapor del alcohol de cereal penetre y transfiera el aroma al destilado, y el resultado sea un gin mucho más suave y sutil.

LOS ESTILOS: 

London Dry: AGUA, ALCOHOL, ENEBRO, CORIANDRO, PIEL DE CÍTRICOS, ALMENDRA, RAÍZ DE ANGÉLICA, REGALIZ, JENGIBRE, MANZANILLA Y MIX DE PIMIENTAS. (vol alc 47,3%)

Mediterranean: AGUA, ALCOHOL, ENEBRO, CORIANDRO, PIEL DE CÍTRICOS, JENGIBRE, OLIVA, ALBAHACA, ROMERO Y TOMILLO. (vol alc 42,5%)

Old Tom Pink: AGUA, ALCOHOL, ENEBRO, CORIANDRO, PIEL DE CÍTRICOS, ALMENDRA, RAÍZ DE ANGÉLICA, REGALIZ, JENGIBRE, MANZANILLA, MIX DE PIMIENTAS Y ALMÍBAR DE FLORES DE HIBISCUS. (vol alc 44,2%)


Mediterranean Blue: AGUA, ALCOHOL, ENEBRO, CORIANDRO, PIEL DE CÍTRICOS, JENGIBRE, OLIVA, ALBAHACA, ROMERO, TOMILLO Y MIX DE FLORES. (42,5%)

  • Datos de color: logros, avances, frenos, errores y aprendizajes, viajes..

F: Como dato de color es que desde el principio tratamos de diseñar y fabricar todo nosotros, desde el equipo de destilación, la llenadora de botellas, etiquetadora y que siempre tratamos de innovar en nuestras recetas. 

G: Fue un aprendizaje constante, avanzar y retroceder, hacemos todo nosotros, lo que nos permite conocer el proceso completo. 

F: Cuando comenzamos a vender hace 1 año sólo era en la ciudad de Río Tercero unas 100 botellas por mes, ahora estamos vendiendo más de 1000 botellas por mes en varias provincias del país y proyectamos para este año llegar a 5000 botellas mensuales. Uno de los frenos más grandes tiene que ver con los insumos importados que son cada día más difíciles de conseguir y la inflación hace que sea muy tedioso tener un emprendimiento en este país.

G: Muchas veces se hace cuesta arriba, porque fabricamos en paralelo a nuestros otros trabajos, sumado a los sobresaltos que tiene nuestro país, que en muchas ocasiones se hace difícil proyectar con ciertas certezas. Pero es un producto que fabricamos con dedicación y vocación, rodeados de un grupo humano que son familia, creo que esa esencia se transmite en el producto final que llega al mercado.

  • ¿Cómo se ven a futuro? 

G: Nos vemos avanzando, como hasta ahora, aprendiendo de los errores para mejorar en cada etapa del proceso, no creemos en los techos, sólo en trampolines para dar un salto, cada vez, un poco más alto. 

F: Seguir trabajando como lo venimos haciendo, ir creciendo de a poco y a paso firme para consolidarnos en el mercado nacional y tratar de abrir puertas para que en un futuro cercano podamos exportar nuestros productos.


¿Cómo y dónde conseguir los estilos?

En Catar, la distribuidora ubicada en Isabel La Católica 865, barrio Alta Córdoba.

Pronto, más lugares y más novedades.

 

Comentarios

LAS MÁS LEÍDAS