Córdoba Wine Travel: Viajeros del mundo, amantes de Córdoba

Córdoba Wine Travel: Viajeros del mundo, amantes de Córdoba

febrero 16, 2022
Noticias Generales

 

La sommelier Valentina Livolsi nos trae la historia de una pareja de aventureros y amantes de los vinos que recorren la provincia dando a conocer sus viñedos.

 

Por Valentina Livolsi (*)

Esta nueva idea de notas sigue llenándome de cosas inesperadas. Hace unas semanas llegó a casa la Agenda del Vino 2022 pensada, creada y puesta a circular por el equipo de Córdoba Wine Travel, formado por Lau Gissara y Mariano Saieg. 

Lau me pasó su historia por audios y cito: “Como si nos juntásemos y nos pusiéramos a charlar un ratito” es decir, atravesadas por una semana súper intensa y en una era tecnológica en que todo es más simple –y menos personal– aún así, su voz llega del otro lado del teléfono con una dulzura que envuelve. Hasta estaba preocupada por la extensión de los mismos… ¡si supiera que desgrabar es de mis cosas favoritas de este oficio! 

La vida de Lau y Mariano está teñida de rutas, diferentes culturas y aventuras únicas que no puedo evitar sacar a la luz. ¡Son imperdibles! 

Mientras tanto, en la columna de esta semana vamos a desandar sus pasos hasta llegar a los inicios de esta epopeya que nació entre libros, siguió creciendo en un motorhome por Europa y que ahora, entre vinos y tres niñas, los mantiene cerca empujando siempre para el mismo lado. 

Un poquito de su historia, que siempre fue de a dos

Lau y Mariano se conocieron en la facultad. Cuando terminaron la carrera, él ya tenía planes de viajar, puesto que ya traía una colección de intercambios estudiantiles y viajes con la mochila a cuestas. Se fue armando un poco todo el plan mientras Lau trabajaba en una agencia de publicidad escribiendo textos para páginas web, aunque luego de seis meses renunció para poder irse a Europa juntos. Si, así como leen. Esas son decisiones. Dato de color:  “Mi mamá se lo tomó re mal, me decía que iba a vivir como una gitana (risas) ya que nos íbamos a viajar”. 

Eligieron Holanda allá por el 2001 y compraron un motorhome en la casa de una amiga de Mariano. Viajaron así unos seis meses por todo Europa, Lau con 23 y Mariano con 25 años. La idea era moverse lo suficiente ese tiempo y luego vendieron el motorhome; se radicaron en Madrid y estudiaron un poco más, hicieron especializaciones y así, casi sin darse cuenta, pasaron seis años hermosos. 

Un día, en el trabajo y durante el almuerzo, (me encanta que las personas recuerden momentos con tal exactitud) –y ya no se bien porqué– es que entré a una página de trabajos por el mundo. Encontré un trabajo en África, que desde chica había sido mi sueño: ver a los gorilas en El Congo; mientras tanto estábamos ya ahorrando para volver a Córdoba… Me encantó además la propuesta: un viaje en camión durante meses por todo África. Se lo propuse a Mariano, sabiendo que nos íbamos a gastar todos los ahorros para volver a casa con este nuevo proyecto… Y bueno, decidimos hacerlo y fueron 8 meses por tierra desde Marruecos a Sudáfrica y después de Sudáfrica a Kenia. Nosotros vivíamos en Málaga en aquella época, y habíamos cruzado a Marruecos solo por un fin de semana y lo que vimos nos encantó. Fue una aventura tremenda, un viaje increíble, muy loco y todo en carpa, con un presupuesto acotado y viviendo con pocos dólares al día, comiendo frutas y sándwiches que armábamos directamente en la calle. Fue una experiencia de vida, ¿sabés?”

Incluso en esa época (2006) Lau creó un blog que llamó “Bitácora Africana” –aún sigue colgado en Internet*– y fue una forma más cercana de contarle a la familia y a los amigos sobre el viaje, a la distancia. Tuvo un montón de repercusiones y mucha gente les escribía, les mandaba mails, les consultaban como hacer ese viaje… Un muy lindo input

Mariano, luego imprimió –de sorpresa– todo el blog en un libro homónimo, con ejemplares para ellos y la familia. 

Luego de esos ocho meses volvieron a la Argentina. Los viajes fueron su inicio para este estilo de vida, porque estaban de novios acá en Córdoba pero cada uno en su casa, y fue también su forma de empezar a convivir. “Recuerdo las primeras sensaciones, tan de vivir a la intemperie, de vivir así en un auto… Los primeros tiempos fueron muy raros, pero después nos encantó ya que es una forma absolutamente libre de vivir, no dependíamos de pasajes ni aerolíneas, parábamos donde nos gustaba, viajando con el mapa Michelín en la mano buscando rutas” –muy alejados de las comodidades que ofrece el Google Maps–. 

*Claro que no pude contenerme y allá fui, tecleando ansiosa, a la búsqueda de su blog. Sí, existe y ahí se los ve, tal cual los imaginé. A pura sonrisa y libertad. 

Los comienzos de Córdoba Wine Travel 

Para hablar de viajes Lau puede realmente irse por las ramas ya que se han movido mucho, han conocido mucho, han caminado por tanto mundo que creo es muy difícil poder quedarse quietos aún intentándolo. 

Es por eso que para ellos fue lo más natural el momento de crear Córdoba  Wine Travel y pensar algo que tuviese que ver con viajar aunque sea dentro de Córdoba, fue súper simple, era algo que sabían hacer y no les costaba organizar cada experiencia. En paralelo, cuando surge la idea, Lau había empezado otro blog llamado –Te Cuento Donde–  compartiendo experiencias en Córdoba un tanto similar a lo que había hecho con África. En esa época también hacía notas para portales web y diferentes artículos. Luego vino la cuenta de Instagram para poder “mirar la ciudad de Córdoba con otros ojos” y el resto ya se cuenta por sí solo. 

A raíz de esas visitas y paseos por Córdoba es que comienzan a descubrir y recorrer casi sin querer, viñedos de la provincia, sorprendiéndose con el hecho de ser ajenos a su existencia. 

Interesados por el tema y los proyectos tan cuidados de personas tan apasionadas, terminan así de darle la forma que querían a la idea inicial  de CWT, que principalmente era organizar paseos y seguir conectados con los viajes –siempre pensando en la gente de Córdoba, siendo ellos mismos los pioneros en descubrir los viñedos y vinos de su propia provincia– un “planazo” para hacer algo distinto en nuestras tierras. Algo totalmente nuevo para quienes se iban enterando de esta novedad, una hermosa posibilidad de promover las zonas productoras entre vinos y ricos platos.

Pero no todo fue color de rosas: muchos no entendían la propuesta, no veían al cordobés como potencial vivenciador del proyecto, les parecía muy loco, con poca recepción de la idea. Igual decidieron emprender, con esa energía imparable de esta pareja que por suerte se animó. 

“El primer winetour que armamos (2018) nos llenó de dudas y miedos, no sabíamos si la gente se iba a sumar o íbamos a ser dos o tres nomás pero resultó bien, lindo, divertido. ¡Algunas personas no podían creer que las fotos compartidas fueran de Córdoba! Paso a paso y con el tiempo empezamos a trabajar con extranjeros, gente que encontraba nuestra propuesta en redes y páginas como Tripadvisor, veíamos que les súper interesaba la idea de recorrer los Caminos del Vino, sus paisajes, sus productos… También descubrimos que nos gustaba mucho la actividad y nos fuimos comprometiendo cada día más con la propuesta y la gente”, dice Lau.

En el 2018 también realizó el curso de Sommelier en Ficde y su encanto por todo este mundo siguió creciendo –si bien ya traían de sus viajes libros sobre vinos y había leído mucho– no tenía ese estudio formalizado, por lo que fue nuevamente, una gran decisión.

Lau continuó sumando cursos y capacitaciones, para en 2021 terminar con el primer año en la Escuela Argentina de Sommeliers. Mientras tanto, sigue con su trabajo de contenidos para webs y portales, institucionales, empresariales… lo lindo de tener siempre algo para decir. 

La Agenda Del Vino

 La agenda* nació para plantear algo diferente, para exponer la cultura del vino de otra manera y hacerla parte del día a día. 

Para  aprovechar el tiempo ocioso que tuvieron en la pandemia ya que no podían trabajar con el turismo –también se frenó el proyecto de catas singulares– fue que empezaron a desarrollar el contenido. “Como usuaria y amante de las agendas nunca había encontrado una sobre vinos, entonces pintó esa idea que a Mariano le encantó también”, cuenta y sigue: “Contactamos a Rami Buteler para el diseño e ilustraciones, dándose así un lindo proceso para potenciar y hacer algo en esa época en que todos estuvimos tan quietos”. Para ellos, ese estado era imposible. Llamaron a cada secretaría de Turismo para buscar contenidos de enoturismo, datos oficiales y números interesantes: “¡Estamos súper contentos con la recepción del proyecto!”. Ya están pensando en nuevos contenidos y una edición para el 2023. 

A los dos les gusta estar en los detalles de todo lo que hacen, y por suerte siempre han podido ser parte del proceso de todo lo que se proponen desde cero, siempre armando lindos equipos de trabajo.

* ¡Es genial! Prolija, completa, con info súper interesante. Fácil de leer, con ilustraciones divinas y alusiones al cine, la literatura, el mundo… Cada mes, una cepa y sus características. ¿Mi parte favorita? Los “vinogramas”

También cuenta con los Caminos del Vino en Mendoza, Salta, La Pampa, Tucumán, San Juan, Río Negro y Córdoba: mapas a color, rutas y zonas productoras. 

Ofrecen vouchers de diferentes marcas que acompañaron al proyecto, con descuentos y diferentes propuestas. 

Fichas para notas de cata, guías de pronunciación, rueda de aromas, colores de los diferentes vinos, recetas. 

El futuro de Córdoba Wine Travel

Cuando llegó el momento de responder esta pregunta, noté que para Lau todo significa “crear”. Sería genial estar dentro de esas cabezas aunque sea un rato, siento que no podría aburrirme ni un segundo. 

Saben que les queda mucho por hacer, este es un emprendimiento que nació chiquito y les fue dando muchas alegrías paso a paso, por lo que esperamos sigan creciendo. Hay mucho camino por recorrer.

Esta pareja inquieta fue creando una mini comunidad en torno a las experiencias enoturísticas y al vino, y estoy segura seguirán alimentándola con distintas alternativas que los siguen motivando, aún en medio de una pandemia mundial. 

El tiempo hace de las suyas y fueron formando su familia: tres hijas que les cambiaron su vida, muy distinto a las épocas en que viajaban sin que nada los atara. Ahora todo es diferente, ya somos cinco”. 

De igual manera, esto para nada es un impedimento, puesto que sus planes como familia es viajar, ahora todos juntos. Seguir transmitiendo las pasiones, es por ahí. 

Viajar con ellas todo lo que podamos a futuro, aunque sea acá en Argentina. Un objetivo súper lindo para hacer todos juntos, con rutas planeadas ya que ahora las chicas son más grandes, ¿viste?”, finaliza.

(*) Sommelier

 

Comentarios

LAS MÁS LEÍDAS