https://www.circuitogastronomico.com/

Córdoba: de mercados y tapas

Por Nicolás Marchetti (*)

El último día en Córdoba fue fabuloso. Se celebró la Jornada Marca España en la sede del Real Círculo de la Amistad, un encuentro empresarial que reunió a 200 empresarios de los principales sectores de la comunidad andaluza agrupados en tres mesas de trabajo: sector agroalimentario, industrial y turismo.

Cada una de las mesas estaba formada por empresarios de referencia en ese ámbito y presidida por un empresario de reconocido prestigio vinculado a cada uno de estos sectores.

En cada mesa se debatió sobre la imagen de España en el exterior y cómo puede contribuir a mejorar la competitividad de las empresas. El objetivo de este encuentro celebrado el viernes 7 de noviembre de 2014, era que los empresarios transmitan sus inquietudes sobre cómo ven España y cómo debe articularse la colaboración entre el Gobierno y el mundo empresarial.  Realmente enriquecedor, desde todo punto de vista para todos los involucrados.

En la mesa referida al turismo, adonde decidí quedarme, estaba Rafael Ansón Oliart, Presidente de la Real Academia de Gastronomía Española, a quién luego pude entrevistar personalmente. Oliart tuvo palabras que ayudan a entender el fenómeno de la gastronomía española. En su turno para hablar, afirmó que la actividad turística española, uno de los principales motores de la economía de su país, se “completa” gracias a su gran oferta gastronómica.

Oliart no dudó en asegurar que el turista (en 2014 recibieron 65 millones de visitas en España) primero iba a su país por el sol y la playa, por la cultura, o por los congresos. Pero desde que “España creó el atractivo gastronómico, los turistas eligen nuestro país por todo eso pero también por su gastronomía. Saben que van a tomar sol, que van a ver monumentos y que van  a comer muy bien, mejor que en otros países”.

En ese mismo acto, a donde quedó claro el papel que juega la gastronomía en el área turística, el Presidente de la Real Academia destacó además el aspecto cultural de la gastronomía de la península. “En España tenemos una forma especial de relacionarnos con la comida. Comemos nuestras tapas de pie mientras hacemos relaciones, mientras charlamos con el que tenemos al lado. Esa particularidad tiene un gran valor que aprendimos a destacar y, gracias a ello, es valorada por el extranjero”.

Que vengan las tapas
Después de la conclusiones en casa mesa, se presentó el tercer Concurso de la Tapa Córdoba Gastronómica y de la Capital Iberoamericana de la Cultura Gastronómica 2014, con la degustación de productos de la gastronomía cordobesa. ¡Impresionante!

Jamón ibérico, aguacate con mejillones, paté de perdiz, cabrito lechal, cordero a la miel, salmorejo de berenjenas, punta de solomillo al Oloroso (vino generoso de Jerez), huevo con jamón,  entre otros, sirvieron de muestra general de los sabores que se destacan en Córdoba. En la galería podés ver las fotos de estos platos.

El concurso sin dudas es una buena forma de preservar su patrimonio gastronómico, difundir la utilización y el conocimiento de productos locales y de promocionar a la ciudad puertas afuera de la provincia, la región, y el país. ¿No les parece una buena idea para replicar en nuestra Córdoba?

Este año Córdoba (la de Andalucía) fue declarada Capital Iberoamericano de la Gastronomía y el concurso tuvo de mayor magnitud: 39 establecimientos y 71 tapas concursantes. Todas, elaboradas con productos con denominación de origen de Córdoba.

A fin de cuentas, resultaron ganadoras (el concurso se celebró entre el 14 al 23 de noviembre) las siguientes tapas: Endivias rellenas de jamón ibérico e higos, crema de trigueros y espuma de aceite de oliva extra virgen, de Taberna El Nº 10. Mejor Tapa Iberoamericana, con guiño a la cocina nikkei: ceviche de calamar macerado en leche de tigre de Mercado Victoria. Y la tapa más popular, resultó el Pecado lechal de Capitoné Tapas Bar.

El Mercado de Victoria
Luego de la jornada Marca España tuvimos (los periodistas) una reunión con autoridades de Córdoba, del Círculo de la Amistad y de Marca España. Allí pudimos saber qué piensan y cómo ejecutan con éxito el turismo español, una oportunidad única para aprender de aquellos que tienen lugares protagónicos en casos de éxito.

Luego me fui al hotel a descansar, a hacer un poco de gimnasia y al disfrutar también del jacuzzi del hotel. ¡No siempre se repite la experiencia de un 5 estrellas como el EuroStar Palace de Córdoba.

A la hora de la cena, que esa semana en Andalucía siempre llegó más rápido que tarde, fuimos a un sitio muy particular que quedaba a pocas cuadras del hotel. Se trata del Mercado de Victoria, que tiene un estilo muy parecido a Platea en Madrid, o (mejor aún) a mercados más tradicionales como el San Miguel (Madrid) o La Boquería (Barcelona).

Es un coqueto mercado de venta de productos comestibles y puestos de tapas (28 en total) a donde se juntan cientos de personas por la noche, de todas las edades (pero todas, eh, desde adolescentes a representantes de la tercera edad).

Hay diversos ambientes, con diferentes intensidades de luces y música (incluso hay una zona que es boliche). Me llamó la atención que en el hall central estuvieran viendo el partido del Córdoba (de la liga mayor del fútbol español). Por altoparlante sonaba el relato mientras los televisores gigantes pasaban las imágenes del partido en vivo. ¡Hombres y mujeres bebían, comían y miraban el partido!

Todo esto demuestra que aquí hay lugar para todas las pasiones, que se abrazan en el bello acto de comer y beber en compañía del otro.

Una cena especial
Esa noche fuimos invitados a cenar a un espacio especial del Mercado a donde se realizan clases de cocina y degustaciones. Están los fuegos rodeados de barras y sillas para comer ahí nomás, apenas salidas las materias primas de ollas y sartenes.

La cena fue genial, con platos originales y más que ricos, con excelentes materias primas: mazamorra con mermelada de pimientos rojos, langostino en crujiente de patata, ensalada de pato con mango, queso de cabra, nueces y redución de Pedro Ximénez, carrillada con hummus  y níscalos, y brownie con cheesecake de membrillos.

Bebimos vino, brindamos con cava y nos sacamos la foto grupal de rigor. Era la última noche del grupo de 9 periodistas iberoamericanos invitados para la recorrida gourmet por Andalucía. Al día siguiente partiríamos a Madrid en AVE y cada uno (Rafael Vega Curry de Puerto Rico, Jan Theopilo de Brasil, Melina Barrera de Buenos Aires, Belsay Henning de Venezuela residente en Miami, Arisbeth Araujo de México, Gustavo Méndez de Venezuela residente en Miami, Jesús Hernández de Cuba residente en Miami, Renato Ferraz de Brasil, Cristina Hevia (Tour Spain) y Fabrizio, el napolitano que ofició de guía en ese último día andaluz, seguiría su propio rumbo.

Me despido hasta la próxima crónica, ya desde Madrid y Barcelona, dos ciudades antagónicamente maravillosas, no sin antes contar que antes de ir a dormir bebí una «clara» en el bar del primer piso del Mercado de Victoria, que no es más ni menos que una cerveza cortada con gaseosa de limón. ¡Riquísima, tío!

PD.: Si querés leer la primera parte de esta nota (en Madrid) hacé clic acá. Si querés leer el segundo día en Carmona y Utrera, hacé clic acá. Si querés leer el tercer día en Jerez y Cádiz, hacé clic acá. Para leer el cuarto día en Cádiz y Sevilla, hacé clic acá. Para leer sobre los sabores de Sevilla y Córdoba, hacé clic acá. Para ver cómo fue el día siguiente en Madrid, hacé clic acá.

(*) Director de Circuito Gastronómico.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Scroll al inicio