Comer y Dormir en las Sierras: cómo son las cabañas de Damián de Santo en Villa Giardino

Comer y Dormir en las Sierras: cómo son las cabañas de Damián de Santo en Villa Giardino

julio 5, 2022
Comer y Dormir

 

Charla con el actor y empresario hotelero desde Villa Giardino, el lugar que eligió para vivir hace más de 20 años.

 

Para el que no lo sabía, el reconocido y querido actor Damián de Santo es propietario junto a su familia de un bello complejo de Cabañas en Villa Giardino. Se trata de Umbral del Sol.

Son “cabañas con todas las estrellas del cielo”, dice Damián en conversación con Circuito Gastronómico, a propósito de su inclusión en la sección Comer y Dormir de nuestra web y app, disponible en Android iOS.

Amplios espacios en Umbral del Sol.

¿Estás en Córdoba o en Buenos Aires en este momento?

Estoy en Villa Giardino, ¡desde hace 21 años! Vivo acá, mis hijos estudian acá. Mi vida es en Córdoba y vivo durante todo el año en Giardino. A la tira El primero de nosotros que fue lo último que hice (se vio por Telefé y está en Paramount +) la terminamos de grabar en noviembre de 2021. Solo voy a Buenos Aires a hacer hacer prensa, voy programas de Tv, esas cosas.

¿Cómo es Umbral del Sol?

Tenemos un complejo de una hectárea y media. Allí construimos seis cabañas de 100 metros cuadrados en promedio, y también dos piletas climatizadas, una cubierta y otra al aire libre. Todas tienen jacuzzi, hogar, servicio de limpieza, agua, aire acondicionado, doble vidrio. Y para cocinar tiene de todo: cocina industrial, horno de barro y parrilla.

El interior de las cabañas.

¿Algunos detalles más para destacar?

Sí, miles. Tenemos sala de masajes y hasta una cabaña íntegramente diseñada para personas con capacidad reducida. El desayuno no tiene horario y la llave de la pileta cubierta está disponible para ir las 24 horas. Somos pet friendly, tenemos gimnasio exterior, cancha de fútbol, aro de básquet… y hasta reciclamos el agua que usa en las cabañas.

El primer trabajador

Damián conoció Villa Giardino gracias al hotel de sindicato de actores. Fue en esas escapadas que se enamoró del “jardín de Punilla”. Hasta que un día finalmente pudo adquirir las tierras y con ellas se puso manos a la obra (literal) para que Umbral del Sol pase de la ficción a la realidad.

Todas las cabañas cuentan con horno de barro.

¿Cuál es tu función dentro del complejo?

Soy un trabajador más. Hago mantenimiento: acopio repuestos, arreglo cosas, no puedo dejar nada librado nada al azar; tengo repuestos de duchas, cocina, calefactores, también hago pintura, corto el pasto, pego venecitas y cambio lámparas. ¡De todo un poco!

¿Cómo viviste la reapertura al turismo luego de la cuarentena?

Vos pensá que estuvimos solos sin personal durante esos meses. La angustia de no saber cuando íbamos a volver fue total. Me puse a trabajar, puse en condiciones todo el complejo para que volviera a funcionar 10 puntos pero sin saber si quiera si abríamos, o si era un esfuerzo sin sentido. Por suerte apenas se abrió explotó, la gente salió a pasear y acá la esperábamos con un protocolo muy estricto. Todo resultó fenomenal. Lo único malo fueron los incendios, estuvimos muy cerca de perder todo, pero nos salvamos.

La pileta cubierta.

¿Estamos viviendo un “boom” del turismo?

Sí, la gente está a full. La gente quiere trabajar para disfrutar. Todos nos dimos cuenta que la vida es finita, tomamos conciencia de que hay que disfrutar hoy. Acá los recibimos con “lugares amplios y sin horarios”, ese es nuestro lema, buen servicio hace mas de 20 años.

¿Para qué tipo de turista recomendás tus cabañas?

En general tengo familias, tenemos todo para que los chicos la pasen bien: sala de juegos con ping pong, sapo, metegol; también bicicletas, cancha de fútbol, dos piletas. Y a la vez tenemos cabañas alejadas para parejas. Estamos bien para diversos públicos. ¡Los esperamos a todos!

¿Te animás a recomendar algunos lugares para comer que queden cerca de las cabañas?

Sí, claro. En Giardino El Bosque, Mamma Mía, Fratello, Nébula. También Santa Cecilia, La Matilda y la parrilla La Arboleda. entre los cafés Castelnovo (parece Francia, super europeo). Y en La Cumbre me gustan Di que sí, Casa Caraffa, Mola, La Baguala y Aeroclub. Hay muy buenas propuestas acá nomás. ¡Ideal para Comer y Dormir!

Pileta exterior de Umbral del Sol.

(*) Fotos gentileza de Umbral del Sol.

 

Comentarios

LAS MÁS LEÍDAS