https://www.circuitogastronomico.com/

Chardonnay: cuatro estilos de vino que tenés que probar de “La reina de las uvas blancas”

(*) Por Valentina Livolsi

Hay paladares para todos los gustos. Curiosos, en la misma medida. Es por esta razón que hoy les traemos varios estilos de vinos con la misma base: la bien ponderada uvita Chardonnay. Todo resultado dependerá de lo que busque el equipo enológico de cada proyecto y es ahí mismo donde las posibilidades se vuelven infinitas.

Peeeero antes, un par de enfoques históricos, científicos y de campo para que no quede nada librado al azar. 

Un poquito de ciencia e  historia

La Chardonnay se caracteriza por contar con varios relatos diferentes (pero no menos interesantes) sobre su origen y etimología.

Denominada “reina de las uvas blancas”, es originaria –desde un punto de vista científico– de la Borgoña y más precisamente del pueblo homónimo Chardonnay, lugar donde ya se hablaba de cultivos y vides desde el siglo V. Su nombre deriva del romano “cardonacum”, es decir, “lugar cubierto de cardos” (chardon en francés). Su nombre actual se fijó en 1896.

Genéticamente, se conoce que la Chardonnay es el resultado del cruce por polinización de las variedades Pinot Noir y la ya extinta Gouais Blanc, la cual existía en Borgoña desde mucho antes.

Desde el punto de vista histórico, sirios y libaneses defienden su legado sosteniendo que esta uva podría haber ingresado a tierras europeas desde el Medio Oriente, a través de guerreros de las cruzadas. Incluso se la propone como originaria de la isla de Chipre, siendo una vid antiquísima.

Este mito templario radica en que por aquellos años en la antigua ciudad de Jerusalén existían ocho puertas, entre ellas “La Puerta de Dios” desde donde partía la carretera que comunicaba esta ciudad con el puerto de Jaffa en el Maditerráneo. Esta era la puerta de entrada de judíos y cristianos llegados de Europa.

Según la leyenda, en las laderas que cercaban la puerta crecían vides de un dorado profundo y brillante que atrajo a los guerreros y decidieron estos llevarse algunas para plantarlas en sus tierras.

Teniendo en cuenta que las cruzadas siempre fueron aceptadas y apoyadas por los grandes nobles y reyes franceses, muchos de ellos de la Borgoña y La Lorraine (dos territorios de lo más importantes y poderosos de los cuales surgieron muchos guerreros buscando un pedacito de tierra y riquezas en Oriente), este mito puede o no tener veracidad; pero su etimología hebrea “shaar adonay” o “Puerta de Dios” tranquilamente podría haberse traducido por los galos a “Shardonay” hasta derivar en el término Chardonnay que todos conocemos hoy.

Y desde el viñedo… ¿Cómo es la Chardonnay?

Acerca de la planta y su morfología:

Es la uva blanca más plantada del mundo y en diferentes suelos, climas e intervenciones de la mano del hombre, ofrece amplios estilos, para todos los gustos y también bolsillos.

El suelo no debe ser demasiado húmedo puesto que es bastante sensible a enfermedades como la podredumbre gris, las polillas y los ácaros. Por otro lado, conviene no plantarla en zonas de mucha sequía. Es sensible a los fríos de primavera, pero soporta muy bien los inviernos.

Su maduración es precoz, por lo que es necesario vendimiar pronto (lo cual es excelente para la producción de espumosos).

Cepa vigorosa, de gran fertilidad y aunque de bajo rendimiento, es de buena calidad. De racimo y bayas pequeñas, de hollejos gruesos, amarillentos y con mucho aroma frutal.

La Chardonnay permite elaborar desde vinos ágiles y frescos, hasta vinos licorosos. La crianza le sienta hermosamente, complejizando y ganando cuerpo con el roble.

No solo se la encuentra en Francia, también destaca en zonas de EE.UU como el Valle de Napa y California, tierras de Nueva Zelanda, Sudáfrica, Australia y Chile.

En Argentina, esta cepa está plantada -en su mayoría- en zonas de altura y desérticas tales como el Valle de Uco, pero también hay Chardos bien australes, otras del caluroso norte y hasta de la costa atlántica.

En vista, sus colores varían entre pajizo pálido y amarillo dorado con tonos verdosos. En nariz, se caracteriza por sus notas a manzana verde, cítricos, pera, frutas tropicales, vainilla y caramelo. Si tiene paso por roble, mantequilla, miel, pan y avellanas.

La Chardonnay en boca presenta un paso poco agresivo, de acidez media y cargado de notas frutales, a caramelo y minerales.

Diferentes vinos y personalidades de un mismo varietal

CHANDON CUVÉE RESERVE BLANC DE BLANCS:  100% Chardonnay.

Las uvas seleccionadas para este espumoso se obtienen de los viñedos más altos en Cepas del Plata y El Espinillo, entre 1400-1650 msnm, con temperaturas bajas y buena amplitud térmica. Estas condiciones, dan como resultado una elevada acidez natural que devendrá en elegancia y cremosidad. Se cosecha todo durante el mes de febrero hasta marzo inclusive.

Este espumoso es mediante método tradicional -o Champenoise- es decir, la  primera fermentación se realiza en tanques de acero inoxidable diversificándolos según su origen para obtener el vino base. 

Para el mes de junio, el Chef de Cave prepara el assemblage, creación que implica seleccionar una combinación de nuevos vinos base manteniendo la personalidad del producto. 

La segunda fermentación se realiza en botella donde nacen las burbujas del espumoso. Luego, el vino se mantiene como mínimo unos veinticuatro meses en contacto con sus lías -o levaduras-.

Se realiza el removido y el degüelle para expulsar las levaduras. Se agrega licor de expedición y luego de seis meses de crianza en botella el espumoso está listo para brindar, disfrutar, explorar y maridar. Ah. 

¿Qué destaca en él? Aromas a damasco, miel, frutos secos y panificados como el brioche. Complejo y de gran cremosidad. Es un EXTRA BRUT, es decir, cuenta con 9gs de azúcar por litro. 

¿Cómo disfrutarlo a pleno? Acompaña perfectamente risottos de hongos o mariscos, ensaladas mediterráneas, frutos de mar, carnes estilo vitel toné -magras-.

TERRAZAS DE LOS ANDES CHARDONNAY

Chardito nacido de un blend de más de 10 parcelas de tres viñedos de altura trabajados mediante cultivo también orgánico y cosechados de manera temprana.

Se prensan las uvas, se trasiega el mosto y llega así la fermentación. A mitad de la fermentación, el mosto se traslada a las barricas de roble para terminar el proceso. Tiene una fermentación maloláctica controlada, para lograr un vino fresco y crujiente. Pasa ocho meses de crianza en roble sobre lías. 

Intensas notas a durazno amarillo y pera que se realzan con notas de pomelo, cáscaras de cítricos confitadas y un toque de miel blanca. Una nariz muy típica y encantadora.

En su paso por boca, estos interesantes sabores frutales como la pera y la acidez equilibrada llevan a un vino de gran untuosidad, con sutiles notas a panificación también. 

La relación precio-calidad encima, es una maravilla. 

¿Qué, cómo, cuándo y con qué?  Compañero ideal para tabla de quesos semiduros y frutas varias. Peras, queso azul, miel y nueces: ahuecás la pera, la mandás al horno hasta dorar; sacás del horno, sumás queso azul, hilo de miel y nueces troceadas previamente tostadas. Servir tibio, beber este Chardo. 

EL ZORRITO NARANJO  NATURAL CHARDONNAY SANTA JULIA

Una bomba bastante diferente y con gran peso en el consumo estos últimos tiempos. 100% Chardonnay oriundo de Maipú, Mendoza. 

Este vino tiene dos características principales: es un naranjo y es natural. Se los explico rápido como los “Términos y condiciones” al final de las publicidades: los  naranjos son vinos blancos que se elaboran como tintos -las uvas maceran y fermentan más tiempo en contacto con hollejos y semillas- obteniendo así más textura, colores y aromas. Responden a un método de viticultura de más de 6000 años. 

Por otro lado, los vinos naturales son aquellos que se obtienen con el mínimo de intervención posible, tanto desde el cultivo y manejo del viñedo cómo en los procesos de elaboración del vino final. 

Y ¿qué características tiene?  Tremendo color amarillo con tonos anaranjados, cierta turbidez típica. De nariz floral y frutal: ananá, banana, flores blancas. Buen y complejo paso por boca, de marcada acidez natural. Divino a mi me encanta uso y recomiendo. El naranjo se maneja muy piola con platos que van desde unas pastas con  hongos y salsas blancas, comida asiática y  hasta mollejas a la parrilla. Multitasking. 

SAURUS CHARDONNAY:

Que decirles de los vinos patagónicos… PRUÉBENLOS. 

En este caso, nos vamos para San Patricio del Chañar, provincia de Neuquén. En la Patagonia, las cepas blancas y ciertas tintas en particular se expresan aún mejor que en otro lado. Elegí este Chardito no sólo porque me encanta este proyecto, sino porque conjuga las características de un Chardonnay jovencito y fresco:  al no tener paso por madera, toda la expresión varietal está ahí, sin máscaras. 

De color amarillo verdoso y nariz cargada de aromas cítricos y minerales en conjunto con notas a fruta tropical y flores blancas. de gran paso por boca, buena acidez y frescura.

Cuestión de gustos:  ensaladas tibias, mariscos, pescado grillado y pastas rellenas -veggies-, sushi, tiraditos. Solito a la tardecita. Solito de noche. Solito un mediodía al sol. Solita Silveyra (?)

En fin, acá una nota para acercar alguito más de lo que se puede experimentar con esta noble uvita blanca que tantas felicidades nos da. Algo bueno dejaron las Cruzadas, ah. 

(*) Sommelier

ÚLTIMAS NOTICIAS

Scroll al inicio