Burbujas para despedir el año

diciembre 14, 2015
Bebidas

 

Casi sin darnos cuenta, en unas pocas semanas más estaremos celebrando las fiestas de fin de año y estas son las recomendaciones de nuestro Sommelier para el momento del brindis.

 

(*) Por Roberto Colmenarejo

 

Casi sin darnos cuenta, en unas pocas semanas más estaremos celebrando las fiestas de fin de año. Para los católicos será primero la Navidad, para luego entrechocar las copas todos juntos en la víspera de un nuevo ciclo. Cada uno hará su propio balance, pero supongo que todos tendremos algo por que brindar.

La elección obligada en esta época son los vinos espumosos. Lujosos o sencillos, según el bolsillo; frutados o complejos, según la experiencia; secos o dulces, según el gusto personal… Todos son bienvenidos para los brindis que se vienen. Si ya están buscando las burbujas para despedir el año, aquí van ocho propuestas bien diversas. ¡Estoy seguro que encontrarán alguno de su preferencia!

 

Mastroeni Espumoso Dulce Natural ($71): Quienes disfrutan de los vinos golosos estarán de parabienes con este producto mendocino. Un espumoso juvenil, sencillo y de precio amigable. Tiene aromas de uvas frescas y duraznos en almíbar; que se prolongan en una boca ligera y fugaz, de sabor marcadamente dulce, con burbujas medianas y breve persistencia. ¡Para acompañar los postres y el pan dulce!

Rimé Sauvignon Blanc Extra Brut ($84): Una novedad muy interesante, proveniente de la bodega RFM (Richardi, Fazio y Menegazzo, una de las “champañeras” más importantes del país; quizás poco conocida pues la mayor parte de su producción se vende “a terceros”). Un espumoso directo y veloz, elaborado por el método Charmat utilizando 100% de uvas Sauvignon Blanc. Ofrece una nariz nítida y muy fresca, que se mueve entre las frutas cítricas y los trazos herbáceos. En la boca tiene silueta estilizada y paso franco, con jugosa acidez, burbujas cosquilleantes y permanencia moderada. ¿Con un precio tan conveniente, lo dejarían pasar?

Raza Argentina Torrontés Brut ($132): Sin lugar a dudas, la Cooperativa Vitivinícola La Riojana es una de los mayores especialistas del país en la elaboración de vinos en base a uvas Torrontés. Lo demuestra con este espumoso complejo, elegante y de gran tipicidad varietal; que lleva la firma de Dr. Rodolfo Griguol (gerente enológico de la bodega). Un vino burbujeante de exquisita fragancia; con reminiscencias a flores de azahar, uvas frescas, hierbas silvestres y suaves recuerdos de levadura fresca. Al probarlo se lo percibe liviano y refrescante, de entrada amable y paso frutado, con sensuales burbujas y larga persistencia. ¡Nuestro Torrontés no deja de sorprendernos!

Familia Perulán Tannat-Malbec Extra Brut ($170): Los buscadores de rarezas tienen en este ejemplar mendocino una “perlita escondida”. Otro producto novedoso y de estilo bastante infrecuente, tanto por su impetuoso color -rosado intenso, casi rojo- como por su atípico corte de uvas -Tannat y Malbec-. Un vino efervescente bastante curioso, con aromas de frutas rojas frescas -frambuesas, frutillas-, especias y rasgos levemente terrosos. Al degustarlo se lo percibe voluminoso pero fresco, con burbujas discretas, balanceada acidez y dilatada permanencia. Un espumoso corpulento y sabroso, óptimo para acompañar comidas. ¿Se animan a maridarlo con unas pastas o un rico asado?

Paradigma Blanc de Blancs Patricia Extra Brut ($185): ¡El espumoso perfecto para enófilos curiosos! Una creación original de Don Ángel Mendoza (el “decano” de los enólogos argentinos), obtenido con la productiva -aunque olvidada- uva blanca Patricia. Un producto que rememora los chispeantes vinos italianos, joviales y de trago amable. Sorprende por su color amarillo pálido, etéreo y casi transparente. Ofrece prístinos aromas de frutas blancas -duraznos, peras-, flores de jazmín y pinceladas herbales. En la boca es delicado y seductor, con un excelente balance entre sucrosidad y acidez, gráciles burbujas y un agradable post-gusto. Sólo se han hecho 10.000 botellas, así que hay que ponerse en campaña para conseguirlo. Un vino único, imprescindible para el deleite de los paladares más inquietos.

Sylvestra Pinot Noir Rosé ($235): Walter Bressia es otro destacado enólogo argentino, que luego de trabajar para grandes bodegas decidió apostar, junto a su familia, por un pequeño proyecto personal. De ese emprendimiento sale este novel espumoso rosado, rebosante de aromas a frutas rojas -cerezas, ciruelas-, pétalos de rosas y hojarasca seca. En la boca es vivaz y apetitoso, de fresco sabor frutal -aunque también se advierten notas de pan fresco aportados por la levadura- con acertada acidez, chispeantes burbujas y larga persistencia. Gran vino espumoso para regalar (o regalarse).

Champagne Vicentín Brut ($575): Un autentico Champagne francés, importado por el novel proyecto de Vicentín Family Wines. Una destacada iniciativa de la bodega mendocina, que permitirá a muchos consumidores nacionales descubrir un producto de altísima calidad en un precio relativamente accesible. Un espumoso selecto y de perfil internacional, es ideal para abrir el paladar a nuevas sensaciones. Posee una tonalidad  dorada bastante subida, típica de los ejemplares galos. Propone una nariz sobria y delicada, donde se insinúan aromas de cítricos, levadura fresca y dejos minerales. Tiene una entrada sabrosa y seca, repite sensaciones alimonadas, con vibrante acidez natural, sensación “cremosa” -gracias a sus diminutas burbujas- y un placentero final de boca. Para hacer “chin-chin” bien arriba, si este año que se va fue generoso con nosotros.

Rutini Brut Nature ($660): Si en estas fiestas el presupuesto viene holgado, nada mejor que disfrutar uno de los grandes clásicos argentinos. Un espumoso distinguido y realmente exquisito, vinificado con los mejores racimos de Pinot Noir y Chardonnay provenientes del Valle de Uco (Mendoza). Obtenido por método tradicional -segunda fermentación en botellas-, reposó casi tres años sobre sus lías antes de salir al mercado. Regala una paleta aromática amplia y compleja, con aromas de frutas secas -almendras, nueces-, compota de manzanas, pan de brioche y sutiles toques ahumados. Al beberlo seduce inmediatamente por su grabo y frescura, redunda en sabores de “panadería”, con equilibrada acidez, fino “perlage” y larguísima persistencia. ¡Un pequeño lujo, para disfrutar junto a las personas más queridas!

 

Y ustedes, ¿ya tienen sus burbujas elegidas para despedir el año?

 

 

Preguntá por estos y muchos vinos más en Catar SRL, Dock de Vinos, León Blanco y Vinoteca Dvino.

(*) Sommelier y docente – robertocolmenarejo@hotmail.com

 

Comentarios

LAS MÁS LEÍDAS