7 buenos blancos por menos de cien pesos

7 buenos blancos por menos de cien pesos

octubre 6, 2014
Bebidas

 

Nuestro Sommelier nos deja sus sugerencias de vinos blancos para beber estos días de primavera.

 

(*) Por Roberto Colmenarejo


“La primavera ha venido, nadie sabe como ha sido”

(Antonio Machado)

¡Me encanta la primavera! Admiro el esplendor de sus días luminosos. Me embriagan sus perfumes y colores. Me regocijo con las tardes cálidas que parecen no acabar jamás. Y disfruto mas aún las noches tibias, que invitan a la charla distendida con amigos…

Para beber en estos bellos días primaverales, aquí mis siete sugerencias de buenos vinos blancos por menos de 100 pesos:

Castel Blanco S/A ($31): Este vino es uno de los grandes clásicos de la mesa argentina, ostentando además una relación precio-calidad imbatible. Un producto extremadamente ligero y vaporoso, de tenor alcohólico moderado, sutiles aromas herbáceos y frutados, unidos una boca simple, veloz y refrescante. ¡Un blanco para tener siempre a mano!

Febrero Riojano Torrontés 2014 ($45): Hace algunas semanas hablé de esta pequeña bodega riojana, que está comenzando su desembarco en Córdoba. En estos días volvió a sorprenderme presentando un torrontés juvenil y fragante, del que se elaboraron apenas 2900 botellas. Un blanco honesto y de precio acertado; con la tipicidad de nuestra cepa emblemática “a flor de piel” en forma de recuerdos olfativos a flores de azahar, uvas maduras y cascara de cítricos. En la boca es un vino franco y directo, de sabor frutado, correcta acidez y persistencia media. Excelente torrontés para la copa del aperitivo.   

Dadá 5 Moscato 2014 ($51): Los vinos elaborados con uva Moscatel están haciendo furor en los grandes capitales del  mundo, y de a poco comienzan a aparecer también en las góndolas locales. Un buen ejemplo es este blanco sanjuanino de sugerente nariz, con perfumes de flores silvestres y uvas frescas. Al llevarlo a la boca es liviano y muy   sencillo de beber; con bajo grado alcohólico, dulzor moderado -por la pequeña cantidad de azúcar natural que se deja sin fermentar- pero discretamente contrarrestada por su fresca acidez. Un vino ideal para los golosos, escoltando tartas o postres frutales.

Cafayate Reserva Chardonnay 2013 ($64): Otro vino novedoso y a la vez original, ya que no hay muchos blancos de esta variedad en el Noroeste Argentino. Un Chardonnay con la perceptible impronta de las zonas cálidas, que se traduce en aromas frutales maduros -banana, durazno- y melosos; combinados con discretas notas avainilladas y acarameladas (aportadas por el breve paso por barricas de roble). Al llevarlo a la boca tiene cuerpo medio y sensación “cremosa”, con balanceada acidez y buena permanencia para su gama. ¡Lo imagino compinche perfecto de una paella o un pollo al disco!

Las Perdices Viognier 2013 ($77). Un producto que sigo hace años y me encanta; pues es de esos vinos que te invitan a tomar siempre otra copa. Regala una nariz diáfana y rebosante de evocaciones florales y de frutas blancas -damasco, pera, melón-; que se continúa en una boca de cuerpo medio y paso fluido, donde repiten los sabores frutales, con jugosa acidez y larga persistencia. ¡Maravilloso para maridar con sushi o ceviche!

Primogénito Chardonnay 2013 ($90): Me fascina este vino blanco por su delicadeza, gracia y frescura. Está elaborado en San Patricio del Chañar (Neuquén) por la Bodega Patritti y es apenas su segunda cosecha comercial. Ofrece una nariz reconocible de uva Chardonnay, con notas de frutas frescas -piña, cítricos-, herbáceas y una mineralidad sutil e intrigante. Al probarlo es fresco, vivaz y de paso franco; renueva la sensación nítidamente frutada, con acidez “filosa” -típica de las zonas frías- y un sorprendente largo de boca. Un blanco exquisito y complejo, óptimo para acompañar platos en base a pescados. ¡Les aseguro que vale la pena cada peso pagador por él!

Vallisto Torrontés 2013 ($95): Con uvas seleccionadas de añosos parrales salteños pertenecientes a la familia Lavaque, y la mano experta del enólogo José Luis Mounier, llega al mercado este torrontés imponente y de perfil internacional. Un producto que fue fermentado parcialmente en diferentes materiales (acero inoxidable, hormigón, roble), para potenciar su expresión varietal y llevarla a un escalón superior de elegancia. De allí se obtuvo este fragante blanco con prístinas reminiscencias de flores -jazmines, rosas-, hierbas aromáticas -tomillo, orégano- y frutas frescas-; que se ensambla con una boca sabrosa, de paso franco y sensación plena, complementada con una balanceada acidez y un post-gusto gratamente prolongado. Gran Torrontés, magnífico para escoltar unas  empanadas salteñas picantes o una suculenta humita.

Y para ustedes, ¿cuáles son sus blancos favoritos? 

(*)Sommelier y docente – robertocolmenarejo@hotmail.com
Preguntá en Catar SRL y Vinoteca Dvino por estos vinos recomendados.

 

Comentarios

LAS MÁS LEÍDAS